bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

VÍCTOR VIRGÓS

VÍCTOR VIRGÓS
VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(EN PROCESO DE GESTACIÓN)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

miércoles, 8 de junio de 2011

La sala de los relojes

LA SALA DE LOS RELOJES -VÍCTOR VIRGÓS-



La mujer avanzó con parsimonia por el angosto pasillo en penumbras de la Sala de los Relojes. Unos madrugadores y timoratos rayos de luz de la mañana se filtraban como espías a través de las grietas en las persianas bajadas. La eterna cantinela de los relojes, que reposaban en reverente silencio sobre mesillas y estanterías enterradas bajo espesas capas de polvo, danzaba en el aire pestilente con su persistente tictac. A ambos lados de aquella “caverna” lóbrega, se erigían como atalayas dos muebles, que acogían en su seno decenas de relojes.


El suelo irregular y empinado, como catapultado por un seísmo, estaba formado por pequeñas losetas blancas y negras, en un intento vano de emular la sobria elegancia de un tablero de ajedrez. El techo, celeste como el firmamento, estaba resquebrajado y hundido en su parte central. Gruesas telarañas pendían de aquella brecha como grotescas lianas de una jungla surrealista. Un olor hediondo manaba de aquella grotesca bocaza sonriente. Sus pies se abrían paso entre columnas de polvo, inmundicia y enseres descuartizados esparcidos por el suelo.
La mujer se detuvo delante de un biombo de madera ajada y devorada por la carcoma. Detrás, bajo una urna de cristal en torno a la cual volaban aturdidos por la fatiga y el hambre gigantescos moscardones, había depositado el desconcertante reloj de madera que le entregara la hechicera Axen hacía 6 meses en su último viaje a Kenya.


- 3 -
Lo admiró con veneración. A continuación, posó sus manos añosas y ásperas sobre el armatoste de tosca madera negra de casi un metro de longitud. En su zona anterior giraban sobre una oquedad excavada dos agujas talladas en cuerno de marfil. Algunas ramas secas, en la cara posterior, extendían sus brazos inertes hacia los bucles de luz ensortijados que dibujaban elipses en el aire denso encerrado en la habitación. Unos anillos azules, que orbitaban como satélites en torno al eje central, donde se fusionaban en la zona superior del opulento leño, hablaban de su milenaria longevidad. En sus entrañas moraba el tiempo futuro apresado, generaciones de sueños que jamás se cumplirían, interrumpidos con brusquedad por una mofa inesperada del destino.


Las vidas erróneas, conducidas por el sendero de la falacia, la perfidia, la lujuria y las taras y debilidades propias de la naturaleza humana podían ser abortadas a través del reloj.
Las manos de la mujer tan solo eran el vehículo imprescindible para estancar un destino envenenado de imperfecciones. La hechicera Axen le había mostrado la travesía que conducía a la unión simbiótica con el reloj, y el lenguaje requerido para establecer un vínculo inquebrantable. Sus anhelos más fervientes debían ser una prolongación de las mágicas cualidades del reloj. Debía utilizarlo para purificar las almas necesitadas de redención y expiación de culpas. De otro modo, sus efectos devastadores podrían resultar nefastos e imprevisibles...


- 4 -
Cuando entró en trance, y de sus labios lívidos y finos comenzaron a fluir las palabras, en el antiguo y desconocido lenguaje de los hechiceros, la mujer evocó la luminosidad de las aguas termales de Misty Rain. Vio nuevamente las impresionantes cataratas inmersas en la jungla, donde se había extraviado en su último viaje a Kenya, donde entre alucinaciones y delirios fue milagrosamente rescatada por Axen. El último viaje conducía allí, a Misty Rain; un paraíso de gozosa belleza donde la hechicera limpiaba las pústulas, heridas y enfermedades que impedían a los hombres caminar por un camino de amor y armonía en sus vidas.


Los labios de la mujer esbozaron una sonrisa cáustica. Álex Collado tenía una cita ineludible con su destino.
El níveo fulgor de la luna menguante arrojaba chorros de luz sobre las reposadas aguas del Pantano de los Murmullos, perturbado tan sólo por el críptico diálogo de las ranas, que croaban encaramadas detrás de una espesa cortina de cañaverales que nacían junto a la orilla. El gélido viento de aquella noche de Septiembre aullaba entre las quebradizas ramas de los árboles, agitando sus copas espigadas con furia desatada. Remolinos de hojas marchitas se estrellaban contra las roñosas ventanas de la caseta abandonada de un guardia forestal, convertida en inesperado refugio de amor de enamorados acuciados por el hambre de la pasión y los sentimientos.


- 5 -
Alex y Lorena se besaban apasionadamente bajo el techo de madera en forma de uve, ausentes al ulular del vendaval que se filtraba en la cabaña a través de la puerta entornada y descolgada de sus goznes. Llevaban 6 meses juntos, devorando con avidez cada momento compartido, explorando las novedosas sensaciones que estallaban en sus cuerpos juveniles con sólo tocarse. 


Pero aquello estaba mal, meditó Lorena azorada, mientras Alex la desnudaba con inusitada violencia. Nunca podría eliminar de su recuerdo el rostro derrotado de su mejor amiga, Adriana, a quien había usurpado el trono en el corazón de su novio, Alex. Dos semanas atrás ella había descubierto aquella locura, el flagrante delito de la infidelidad, al sorprenderlos en la ducha del apartamento que compartían desde hacía años.
El sonido estruendoso del agua, mezclado con sus gemidos de placer acompasados, fue la causa por la cual ninguno de los dos advirtió el tintineo de las llaves que abrían la cerradura de la puerta, ni los pasos sigilosos que se aproximaban. La cólera y el arrepentimiento lidiaban una batalla en su corazón desolado. Lorena no encontraba palabras que mitigaran el dolor ni los remordimientos que sentía. Pero, ¿quién podía gobernar el timón de los sentimientos cuando un amor intrépido y osado asaltaba tu vida sin previo aviso?
Los ojos grises de la chica, esbelta, alta, de larga y lacia cabellera negra, admiraron con deleite el fornido cuerpo desnudo de Álex. Esa noche parecía poseído por una premura irracional en su necesidad de amarla. Sus
- 6 -
labios finos, pintados de carmín, se abrieron como una flor para decir algo, pero Álex los llenó con su propia boca. Entonces se sentó sobre una mesa invadida por la inmundicia y de un violento empujón la obligó a sentarse a horcajadas sobre él. Nuevamente, la chica vaciló indecisa, contrariada por su modo apremiante de hacerle el amor. En su mirada descubrió un tinte de sadismo que jamás había visto antes. Esa noche, Álex parecía embriagado por una fuerza animal, que en parte la excitaba y en parte la ponía en guardia. Su boca comenzó a jugar con sus pechos pequeños y redondos, y el mundo pareció convertirse en una gran bola de fuego que la consumía y rodeaba por todas partes.
Apenas fue consciente de cómo las manos de Álex desgarraban de un furibundo tirón su ropa interior. Vio como aterrizaba sobre una enmarañada pila de revistas que alguien había leído alguna vez. Entonces reparó en un detalle que la hizo sonreír, y a continuación le heló la sangre. Uno de los periódicos traía una escalofriante y breve noticia que refería la historia de una actriz canadiense desconocida llamada Sabrina Johnson. Al parecer había decidido redimir sus culpas en un monasterio en la ciudad italiana de Verona, y enterrar su deshonesto pasado enturbiado por los excesos carnales y las drogas. Pocos días después su cadáver era encontrado en su habitación. La causa de la muerte apuntaba a un desafortunado accidente al atragantarse con los restos de una cena contundente. Junto a la mesilla de noche se había encontrado un reloj
- 7 -
antiquísimo profusamente decorado, y una nota cabalística adherida que decía: “Ya no necesito este reloj, no se puede morir dos veces”.


Lorena desvió la mirada y se dejó llevar por unos instantes, cabalgando extasiada sobre el sexo pétreo de Álex a un ritmo frenético. Unos chillidos escaparon de su garganta cuando sus gemidos de exquisito placer se confundieron con el miedo y la confusión. Mientras la penetraba, desbordado por una lujuria desmedida, sus manos aporreaban la rosada redondez de sus nalgas. Inmediatamente, las lágrimas anegaron sus ojos, y entre sollozos le rogó que parara, que estaba asustada, pero Álex continuó, sumergiéndose en su húmeda cavidad violentamente.


Trató de zafarse, pero sus brazos la mantenían retenida a su cuerpo. De pronto, su gran amor se había convertido en un energúmeno enloquecido que no le hacía el amor con la delicadeza y entrega de las veces pasadas, sino con la enferma mentalidad de un violador. A los pocos minutos, su cuerpo se convulsionó dentro de ella, y notó como su esencia masculina fluía por la encharcada cavidad de su sexo y sus muslos. Entonces la apartó a un lado con indolencia, se levantó, cogió sus ropas y se dirigió hacia la puerta, como si ella no existiera, como si nunca hubiese estado allí...


-¡Alex! –chilló Lorena escandalizada- ¡Alex! ¿Qué te ha sucedido? ¡Me has hecho daño! ¡Nunca te había visto así! ¿Qué pasa, dímelo?
- 8 -
Observó su rostro demacrado. Parecía envejecido y asaltado por una gravosa condena interior. La miró con frialdad y desinterés y dijo simplemente:
-Tú no lo entiendes, ¡déjame!


Alex salió de la cabaña y se dirigió hacia las quietas aguas del pantano, donde las ranas ya no croaban. El viento arreciaba con la misma fuerza con que soplara cuando llegaran, hacía más de una hora.


Había sido rudo y despiadado, caviló Álex meditabundo mientras dirigía sus pasos hacia la orilla del pantano. Se vistió apresuradamente y acto seguido se acomodó sobre la hierba mullida que allí crecía. Fuera de la cabaña las potentes ráfagas de viento le abofeteaban el rostro como si le recriminaran la vileza con que había tratado a Lorena. A través de su cuerpo frágil y delicado había conducido su ira, saciando así sus ansias de revancha contra Adriana. Ella había cometido la osadía de abandonarle, con el desaire de quien da la espalda a un leproso o a un pedigüeño.
Ahora se sentía liberado del oneroso fardo de la culpa. Las aguas debían retornar a su cauce. Los 5 años vividos junto a Adriana habían sido los mejores de toda su vida. Tenía que recuperarla. Si era preciso lloraría. Ella le creería, siempre lo había hecho, como cuando le sorprendiera con Beatriz Galdeano, una chica coqueta y simplona con quien había coincidido en la facultad de Matemáticas. 


Su romance duró tan sólo 2 semanas. Nunca le atrajo realmente. Sólo sus piernas, estilizadas e interminables, aún
- 9 -
despertaban en él un eco remoto de su inicial embeleso. Lo habían hecho un par de veces, en los aseos de la facultad, entre clase y clase. Después de aquello su interés por ella cesó por completo. Dolida por su acción, se lo contó a Adriana; Adriana creyó en su arrepentimiento. Y así lo hizo nuevamente cuando su falta de precaución destapó su breve pero intenso idilio con María Ford, la chica americana que había comprado el apartamento anexo al de sus padres. Trabajaba como azafata de vuelo. Tenía una enorme boca, de labios gruesos y rojos, idóneos para besar y recitar palabras de amor. Adriana le perdonó. Alex se preguntaba cuál sería su reacción ahora...


Las bisagras gastadas de la puerta de la cabaña rechinaron con un chasquido perentorio. Alex se giró y se encontró con Lorena. Estaba de pie, pasmada como una esfinge de hielo, mirándole con manifiesto aborrecimiento. Sus ojos estaban nublados por el llanto. Su rostro abotargado e infeliz contrastaba con la risueña y vital expresión de la cantante americana Rebecca Lord, que aparecía plasmada en la pechera de la camiseta negra que llevaba puesta bajo una gabardina azul. Su relación con Lorena concluiría con ese cruce de miradas. Sería el último recuerdo que se llevaría de ella.


POR CUESTIONES DE ESPACIO LA NOVELA ESTÁ INCOMPLETA -VÍCTOR VIRGÓS-