bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


VÍCTOR VIRGÓS

VÍCTOR VIRGÓS
VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(EN PROCESO DE GESTACIÓN)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


HAN PASADO VARIOS SIGLOS DESDE QUE CINCO PRISIONEROS DE UNA CÁRCEL DE MÁXIMA SEGURIDAD FUERAN MANTENIDOS EN UN ESTADO DE COMA INDUCIDO. AHORA HAN DESPERTADO, PERO EL MUNDO QUE RECORDABAN HA DESAPARECIDO....

VÍCTOR VIRGÓS

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

sábado, 5 de mayo de 2012

La dama del bosque de Hados


Una balsa almibarada de asaetadas hojas naranjas amaró en estampida sobre el lecho remansado del río Voltoya, empujadas acaso por un repentino y glacial céfiro.

El cielo límpido y añil comenzaba ya a desprenderde de su celeste coraza para enfundarse en una solemne sotana gris.

Treinta y cuatro guardas forestales, fallecidos o afectados por una siniestra melancolía que acababa por derivar en horripilantes suicidios, habían trabajado en el Parque Nacional de La Marteña en el transcurso de dos años... ¡¡34!!
Stuart Se sentó junto a la orilla del río y examinó circunspecto la profusa documentación que había recabado durante los últimos 3 años de su vida.

Los datos conformaban pilastras laberínticas de nombres, fechas y sucesos que culminaban en un mapa global macabro.
Vesanía, obsesiones compulsivas... y circundándolo todo, como un aura ponzoñoso dotado de zarpas y vampíricos colmillos aserrados, la sensación de "sentirse observado", "vigilado".

Si retrocedía en el tiempo 3 siglos, la confusión se tornaba babélica jerga y murmullo ininteligible. Un callejón sin salida, un galimatías sin trabazón...

El primigenio Bosque de Hados y actual Parque Nacional de La Marteña custodiado por unas inicuas centinelas nigromantes que rivalizaban en perversidad con las indefinibles hadas de Berenice... ¡Qué absurdo sonaba todo!
Pero la cuestión se enmarañaba aún más sobre sus pliegues inextricables y abstrusos con el demencial testimonio de Yashinya, una anciana perturbada que había alcanzado la inverosímil longevidad de 157 años...

Su rostro se mantuvo siempre lozano y juvenil hasta el advenimiento de la implacable senectud. Entonces feneció desfigurada como una versión momificada de la faraona Hatshepsut.

Su muerte acaeció de una manera extremadamente fulminante y atroz, como si La Parca le hubiera concedido la prerrogativa de una juventud indefinida y, de pronto, decretara la abolición de aquella prebenda para trocarla por rauda, grotesca e inmunda decrepitud.

Yashinya siempre sostuvo la descabellada teoría de la existencia de un plano temporal paralelo que fluctuaba a la deriva en el seno del bosque de Hados.

Su oráculo resultó visionario cuando iterara con su monocorde perorata y la voz rota por el espanto que:"Nada ni nadie permanecía inalterado si te adentrabas en el bosque de Hados".

("34 guardas forestales alienados, fallecidos, suicidios, vesanía...")

Otro detalle inquietante lo encontró Stuart en las unánimes exposiciones de un nutrido grupo de pudientes aristocráticas de Princetown, que manifestaron cómo del cabello de una chiquilla comenzaron a surgir libélulas de irisadas tonalidades.

Esa niña era Yashinya, la niña que se adentró en el bosque de las brujas de Ishtar para revertir el conjuro sobre su hermano Frederik, convertido en conejo albino.

Nada tenía sentido, pero... treinta y cuatro guardas forestales no podían haber sufrido idéntico cuadro paranóide: "Voces corales, música en el aire, susurros que parecían proclamar conjuros, sombras que se movían como centellas enlutadas, presencias acechando entre la maleza..."

Stuart revisó sus anotaciones y subrayó con tinta roja los apartados referentes a la oleada de libélulas de colores cambiantes, miméticos o translúcidos que destellaban como baterías aladas fluorescentes.
Dos renglones más abajo encontró lo que estaba buscando: la dama del vestido blanco.

La primera mención de la espectral mujer acaecía apenas siete semanas después del devastador incendio que asoló las principales aldeas del extinguido Reino de Verbania.

Se mostraba siempre huidiza y callada, postrada o acuclillada a los pies del Lago de la alondra negra,protegida por un enjambre de libélulas policromadas y enfundada en un impresionante vestido de novia blanco.

No estaba sola. Los testimonios recabados hablaban de una "sombra" pendular que dimanaba de su espalda como un filamento dendrítico.
El siniestro apéndice incorpóreo era definido como un largo velo negro que culebreaba con voluntad propia.
Stuart añadió una consideración al esquema ya trazado previamente: ¿brujas de Ishtar?

Estaba refrescando... La tarde tenía prisa por apresarse a los anclajes de la noche. Recogió sus bártulos y se dispuso a retirar la vivienda provisional con forma de iglú plateado donde había residido durante los últimos 15 días.
Se sentía decepcionado, estafado por los enigmas del bosque de Hados. Treinta y cuatro agentes forestales tuvieron mayores recompensas con el descomunal bagaje de "avistamientos" paranormales.

Entonces extrajo de su bolsillo derecho el teléfono móvil y marcó rápidamente el número de la redacción. Esperó unos segundos a que la voz extremadamente diligente e hiperactiva de Candy Spears le saludara con su tono robótico e impersonal.

No contestaba nadie... colgó y marcó de nuevo.

Comenzaba a hacer frío, por lo cual Stuart decidió caminar un poco para no quedarse totalmente aterido.
Reparó entonces en una enorme acequia en el suelo.

No la había visto antes...

("¡Qué raro!... esa zanja no estaba ahí hace unos momentos...")

No contestaba nadie... colgó enfurecido y se acuclilló para examinar con mayor detenimiento la zanja. Tenía al menos 20 ó 30 metros de longitud. Su profundidad era inestimable...

El suelo en derredor era legamoso, húmedo y poroso. Lo tanteó con las manos, presionando, amasando, como si pretendiera aquilatar su densidad, volúmen y composición.

En ese instante cedió y Stuart sintió cómo la acequia lo engullía hacia una sima de oscuridad impermeable.
Mientras caía pudo vislumbrar claramente la faz risueña de la pequeña e intrépida Yashinya, que reprendía a su conejo albino. Había a su alrededor cientos... miles de libélulas de colores inimaginables revoloteando. También pudo ver un sillón y una jarra de cristal rebosante de miel de brezo sobre el tocón de un árbol talado.

Stuart Se desplomó estruendosamente como un pesado fardo de huesos fracturados sobre un páramo inhóspito y virginal, donde el atardecer parecía ininterrumpido y eterno.

Miles de libélulas translúcidas o irisadas danzaban en el aire bajo un cielo metálico y ceniciento. Por un instante sintió la opresiva sensación de hallarse confinado en el exiguo habitáculo de una caja de caudales menguante.
No podía respirar... le faltaba el aire, se le habían reventado los pulmones, pero no había dolor, se sentía incorpóreo... ("... como el velo negro de la dama del lago...")

Miró a su alrededor. Sólo vio árboles enjutos y combados que se arqueaban como elásticas bailarinas para absorber las negruzcas aguas de un riachuelo hediondo y burbujeante donde flotaban espeluznantes arácnicos tricéfalos de hirsutas patas elongadas.

Tenía que anotarlo todo... las libélulas de colores imposibles, Yashinya reconviniendo a su hermano Frederik en su estado lagomorfo, la acequia, las arañas tricéfalas...

Fatigado, con la sensación de que el bosque cabrioleaba como un bajel en altamar, echó mano de su teléfono en el bolsillo derecho. Enseguida sintío un tremendo picotazo, como si le hubiesen hendido la carne con el afilado aguijón de un avispón.

Miró su mano asustado... se le estaba hinchando rápidamente... parecía un globo aerostático.
De su bolsillo derecho vio salir a la fuga a un enorme escarabajo astado y transparente. Enfurecido, lo aplastó bajo la horma de su zapato.

El teléfono se había quedado en la superficie, así como la tienda de campaña y toda la documentación que había apilado durante tantos años.

Stuart presentía que al descender por la zanja su vida entera se había transformado irremediablemente.
("Nada ni nadie permanece inalterado al adentrarse en el bosque de Hados").

Caviló arredrado sobre las proféticas palabras de Yashinya. Se incorporó. Las piernas apenas le sostenían, parecían alambres de espino retorcidos con unos alicates.

Durante unos minutos caminó en círculos, errabundo, desnortado. No parecía haber salida.
Se giró y comenzó una nueva travesía hacia el punto de partida. Seguiría el curso del río, sin duda arribaría a alguna población limítrofe. Desde allí se pondría en contacto con la redacción del periódico.
A poco más de 300 metros divisó una gigantesca mancha oleosa de tonalidad azabache. Se extendía sobre el bosque unos dos o tres kilómetros... era imposible precisarlo.

("... era como el velo de una novia arrastrando su sombra hasta los mismísimos confines del tiempo...")

La observó amilanado, barruntando si debía recular, cambiar de dirección o correr en línea recta, atravesando la densa mancha con la esperanza de que sus fauces tuvieran idéntica cualidad translatoria que la zanja por la que había caído.
Como si respondiera a sus disquisiciones, la mancha reptó a toda velocidad en su dirección, bisbiseando conjuros en el babélico dialecto del bosque.

Stuart trató de escapar, de eludir una muerte segura.

("... treinta y cuatro guardas forestales fallecidos, suicidados... enajenados...")
Ahora todo tenía sentido...

La sombra se erigió como una torre de homenaje aterradora y vindicativa y se transformó en mujer.
Desde el suelo, aterrado, acurrucado como una alimaña de exigua envergadura que sabe que su final ha llegado, contempló el perfil espigado y altísimo de una mujer esbelta y larguísima cabellera azabache.

Por unos instantes se giró, como si le concediera la prebenda de la libertad, como si hubiera decidido dejarle escapar. Stuart siguió su mirada y observó que el motivo de su arrobo era la contemplación de una hermosa dama vestida de blanco que parecía reverenciar a unas libélulas policromadas que flotaban en el aire sobre un lago de aguas 
ambarinas y grises....

("Ese lago no estaba ahí antes... igual que la zanja...")

Era su oportunidad... Stuart Se incorporó a toda prisa y echó a correr, sin mirar atrás...
Tenía que anotarlo todo, se haría famoso, !la leyenda del bosque de Hados era real!!!

Entonces notó un intenso y desgarrador picotazo en la espalda y cayó de bruces como un juguete roto.

Moribundo, jadeante, giró la cabeza para averiguar qué se le había insertado en la espalda. Su última visión fue la de un descomunal apéndice negro, ("como el velo del vestido de una novia..."), que dimanaba directamente de la espalda de la sombra, que se había transformado en la dama del vestido blanco...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada