bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (YA A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

VÍCTOR VIRGÓS

VÍCTOR VIRGÓS
VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

viernes, 8 de febrero de 2013

"EL INQUILINO DEL CINE REX" -VÍCTOR VIRGÓS-



EL INQUILINO DEL CINE REX


La puerta del cine Rex llevaba más de tres décadas cerrada, formando con su adusta clausura parte del sempiterno paisaje calmado. Por ello, Aurelio Martos corrió enseguida a buscar al alcalde, Cosme Corcuera, para informarle de que la verja, gris plomizo, había sido profanada.

No se había atrevido a entrar, le explicaba nervioso al orondo preboste, a quien encontró, como de costumbre, junto a Eulogio, Evaristo y Matías echando una partida de mus en el único bar del pueblo que aún no se había caído a cachos: “La doncella del río Negro”.

Clotilde Segarra hacía ganchillo en una mesa recoleta junto a su hermana Gertrudis. Murmuraban indecencias sobre el borracho empedernido que llegaba dando tumbos con nuevas tan inquietantes e inverosímiles.

La cuadrilla de ociosos labriegos jubilados, comandada por el rudo y soez Eulogio Valbuena, se mofó de Aurelio, cuya reputación de chalado le precedía desde que fuera bien sabido por todos que parlamentaba con las ranas que, según él, no eran sino heraldos de su difunta Mariela.

Los mensajes de ultratumba de los anuros le reconfortaban y estaba convencido Aurelio del místico vínculo sobrenatural.

Cosme se hurgó la nariz sin el menor decoro y frunció el ceño para evitar que sus enormes gafas de pasta negra siguieran descendiendo por la rampa de su masiva nariz de fisonomía africana.

El abdomen abultado quería escapar del redil de su camisa blanca de rayas finas y negras escasamente abotonada. Era un hombre apegado con celo a la definición del garrulo por antonomasia. Sus cejas eran densos nubarrones negros, unidos íntimamente en una frente sebosa y casi siempre sudorosa. Tenía el pelo negro y corto, sucio, empinado en la zona de la nuca, como si aquella región trasera fuera una sede central de antenas de comunicación.

-¿Qué te pasa Aurelio? ¿Por qué vienes tan agitado? ¿Qué te han dicho las ranas esta vez? ¿Se está portando bien tu mujer ahí arriba?

El socarrón comentario fue recibido con oleadas de alharaca por parte de los zafios compañeros de sobremesa y las gazmoñas hermanas Segarra, que, de tan beatas como eran, no hacían más que inventar patéticas excusas y pedir disculpas si se perdían uno solo de los tediosos e iterativos sermones infumables del crápula párroco Don Zacarías.

La sorna acompañaba al estrafalario Aurelio como si fuera un amuleto vilipendioso amarrado a su cuello delgado de avestruz.

-No han sido las ranas esta vez –Se defendió Aurelio, como si no hubiese calado en él la ponzoñosa puñalada del ludibrio. Con sus dedos toscos y arrugados de albañil retirado, se retorció los cabellos despeinados y rizados, haciendo bucles entre sus falanges sucias y callosas.

Tenía un rostro como de globo de fiesta de cumpleaños, tez trigueña y socarrada y expresión infantil y tarada.

-Alguien ha forzado la entrada del cine Rex. Yo mismo lo he visto –“…con estos ojos de rana…” se le olvidó añadir, pensó malévolo el alcalde en su habitual faceta desdeñosa-.

-Pero no me he atrevido a entrar –Prosiguió- y he venido enseguida a contártelo.

-Arrugó entre las manos una raída boina de cuadros negros y grises, tan antigua como los cimientos enterrados de la primigenia Hayastan. Cosme le miró circunspecto, dio descanso a sus fosas nasales horadadas y se levantó ceremonioso, como un orangután después de una pesada siesta.

-Pues habrá que acercarse hasta allí y ver qué ha pasado, ¿no te parece, Aurelio?

El aludido asintió, encantado con que el alcalde valorase su opinión.

-Seguro que es cosa de Tocho y Yoel… esos zascandiles siempre andan enredando. ¡Mano dura es lo que les hace falta a esos mocosos! Pero claro… como sus padres no les educan como Dios manda, andan siempre desmadrados…

El alcalde obvió la sugerencia de las hermanas, así como el resto de asistentes, indiferentes a su perorata.

Un modesto pelotón de aldeanos, encabezados por el alcalde, atravesó en pocos minutos el minúsculo pueblo de Gusandanos y arribó a la entrada del cine Rex.

Las hermanas Segarra se habían quedado atrás, solas, orando en la iglesia por las almas descarriadas o las de los fallecidos en alguna guerra olvidada…

Por su parte, Evaristo y Matías prefirieron acercarse hasta la orilla del río Negro para matar el tiempo departiendo sobre asuntos hueros, mientras se zambullían en el bucólico paisaje de prados y vacas que pastaban como siluetas obesas e inanimadas.

Cosme entró primero, seguido de Aurelio, Eulogio, Ataulfo, (el herrero de la comarca), y su esposa rumana, Corina, que cosía y zurcía a velocidades inadmisibles para el ser humano…

Inmediatamente se le unieron Agapito Salcedo y su compañero de brigada, Ernesto Coll. Desde el interior, hediondo y cochambroso,  oscuro como una gruta subterránea, les llegaba el sonido de una melodía disparatada e infantil.

Avanzaron en silencio como un hatajo de espectros medrosos. Ahora encabezaba la manada el dueto Agapito-Ernesto.

Habló el primero con estentórea voz impostada. Era un hombre bajito de rostro simiesco que gustaba de baladronear acerca de intrépidas misiones que, presuntamente, le habían encomendado en el País Vasco durante sus años de mocedad. Todo el mundo en Gusandanos aceptaba de buen grado  sus historias inventadas y hacía como que creían hasta la última palabra de sus artificiosas aranas.

-¡Es la policía!  ¿Quién anda ahí? ¡Salga muy despacio con las manos en alto!

“Demasiado teatral”, rezongó Eulogio propinándole un codazo de complicidad al alcalde. Ernesto, sin embargó, admiró el aplomo y profesionalidad de su superior.

Eulogio volvió a la carga e hizo un comentario de lo más inapropiado sobre el tufo que encerraba el local y cuya autoría, según él, recaía en el herrero o su patitiesa mujer; dos verdaderos pazguatos que se orinaban encima con las historias de fantasmas que contaban los niños en los campamentos de verano.

-He oído música… -Susurró en voz baja Aurelio, como si hubiese descubierto una nueva constelación-

-La hemos oído todos, idiota… ¿Para qué has venido? ¿Por qué no te largas con las ranas a croar un rato? Aquí ya no pintas nada.

Eulogio buscó la aprobación de sus palabras en el resto del grupo, pero sólo la halló en el sarcástico alcalde. ¿Oís esos pasos? –Bramó en guardia Agapito-

Así era. Alguien se aproximaba, arrastrando los pies palmípedos y una figura grotesca, extremadamente magra… extremadamente alta.

-¡No se mueva! ¡Alto! ¡Es la policía! ¡Quédese donde está y no haga ningún movimiento! ¡Ernesto! Ponle las esposas a este “pájaro”…

Agapito, divulgando órdenes, era como un feriante charlatán que vendiera oropeles a mitad de precio.

El aludido quedó estático, rasgando la oscuridad con su silueta discordante: manos gigantes, crines de jamelgo y un aspecto global de mendicante horrendo.

Ernesto le amarró las manos con eficacia y lo empujó unos metros, como si fuera un presente que ofreciera en sacrificio a los dioses del Olimpo. El grupúsculo de “exploradores” quedó sobrecogido por la sorpresa.

-¡Nicanor! ¡Dios mío! Pero… ¿Qué te ha pasado? ¡Estás horrible! ¿Dónde te has metido todos estos años?

Cosme contempló sobrecogido a aquel hombre astroso vestido de payaso que había desaparecido una tarde después de una función ante unos niños en un colegio de Zamora.

-Te ha estado buscando todo el mundo desde hace más de 5 años –Continuó Aurelio, con la emoción erupcionando a borbotones por sus ojos saltones.

-No lo sé… No me acuerdo de nada. Sólo me acuerdo de este traje de payaso… y que tenía que volver a Gusandanos, pero no sé por qué… ¿Acaso yo vivía aquí?

Eulogio se abstuvo de proferir comentario alguno y, sobrepasado por la emoción, abrazó a su hermano. El alzheimer le había raptado para llevárselo lejos, pero su hermano lo había derrotado con la artillería de la añoranza y el amor fraternal.

VICTOR VIRGÓS, AUTOR DE "LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS", DISPONIBLE EN WWW.AMAZON.ES POR SOLO 3,17 EUROS.


4 comentarios:

  1. Tenebroso relato con un final dulce..:)

    De todas maneras, a mí los payasos siempre me han dado miedo, aunque nunca se lo decía a mi padre cuando me llevaba al circo, para no entristecerlo.

    Saludos, Victor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Candela! gracias por la visita. Me alegro que te haya gustado. ¿Por qué será que los payasos provocan a veces estas reacciones tan adversas? Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Vìctor me ha gustado mucho este corto por como has descrito cada escena y como mantienes el suspense hasta el final, no se lo que me pasa pero no puedo descargarlo en el ebook de mi mujer tu libro la casa de las 1000 puertas. Voy a intentarlo desde la casa de unos amigos.
    Un fuerte abrazo

    fus

    PD. Rosa ya està restablecida?

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! gracias Paco por tus amables palabras y fidelidad. Me alegro que te guste lo que escribo. Te contaré en un correo como va lo de descargar el ebook. Está teniendo problemas más gente, pero yo no sé mucho de tecnología. Rosa es la que domina estos temas y le preguntaré a ella para que me diga qué es lo que tienes que hacer. Se puede descargar, te contaré cómo si no lo consigues. Un abrazo

    ResponderEliminar