bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (YA A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

ORLANDO TÜNNERMANN

ORLANDO TÜNNERMANN
ORLANDO TÜNNERMANN

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

martes, 15 de enero de 2013

"EL MENDICANTE DEL PARQUE DE LOS SUSURROS"




EL MENDICANTE DEL PARQUE DE LOS SUSURROS -VÍCTOR VIRGÓS-

Es la tercera vez que lo observa, intrigado, con la misma curiosidad voraz y tesonera que le arrastrara tiempo atrás hasta el singular hotel de las almas perdidas, donde su vida se cruzara con Cassandra Kowalska, la vocalista de las Sirenas in love, y con el abyecto Barrabás y su dantesca caterva de facinerosos.

El mendicante de la calle Latoneros, una vez más, volvió a rebanar un pequeño tentáculo de un formidable rosal, uno de tantos del romántico Parque de los susurros, y se montó sobre el desvencijado sillín de una roñosa y descoyuntada bicicleta que, de vieja, parecía incluso anterior al descubrimiento de la penicilina.

Con cada pedalada, la cadena giraba trabajosamente, reproduciendo un sonido quejumbroso de fatiga y capitulación.

Erik de la Serna lo siguió con disimulo en su Maseratti blanco recién comprado. La persecución, que duró apenas veinte minutos, finalizó ante las puertas del hospital Gregorio Marañón.

El guineano desplazó su figura alta y musculosa hasta el interior, arrastrando su alma vacía como un fantasma de dermis azabache y faz patibularia.

Sus ropajes, raídos y descoloridos, hedían a miasmas indefinibles, acaso germinadas en las impías calles de Madrid. Erik conocía el detalle de su procedencia, así como su nombre, por el turbión que provocaban los chismes anodinos que propalaba a ritmo de ametralladora Candela Puertos, una estanquera con demasiado tiempo libre e ingentes dosis de intromisión.

Yadú, el nombre con el que fuera bautizado el inmigrante africano, penetró en la habitación 223 como pidiendo perdón por lo denigrante de su presencia. La pulcritud alba de la estancia sanitaria contrastaba con las costras de mugre adheridas a su camiseta de cuadros grises y blancos y sus pantalones vaqueros, llenos de cochambre de naturaleza heterogénea.

Erik se quedó fuera, en el pasillo, que era como una gran avenida de batas blancas que se cruzaban sin decir adiós. A través de la puerta entornada observó como Yadú depositaba el fragante presente sobre el pecho sereno de una preciosa niña de color que yacía sobre una cama.

Erik coligió que debía tener unos siete u ocho años. Su cabellera leonina era muy hermosa y vigorosa; una fatua corona de ondulaciones y rizos juguetones. Era tan bella como un sueño de colores, y su nariz, respingona. Tenía la tez tostada como el café recién molido, y sus labios eran dos láminas de fresa perfectamente alineadas, preparadas para sonreír en cualquier momento.

El nigeriano permaneció junto a la bella durmiente durante más de una hora, leyéndole cuentos, tomando entre sus manos las de la pequeña y dulce princesa de ébano.

Erik, conmovido por la escena, irrumpió en la habitación como una intempestiva ventisca del norte que hubiera asolado las regiones del oeste.

Yadú le miró arredrado. En sus ojos negros y profundos convivían tanto el sufrimiento como la curiosidad.

-¿Quién eres tú? ¿Por qué estás aquí?

La frase era correcta, pero sus palabras tenían el sonido atronador de mil tambores desgarrando el silencio de la sabana.

-Me llamo Erik, Erik de la Serna –Anunció triunfal, como si aquel membrete fuera algo tan sensacional como el descubrimiento de vida inteligente en Marte-

-¿Es tu hija? –Prosiguió, al ver que Yadú no reaccionaba al influjo de: “multimillonario visitando a la hija enferma de un pobre pedigüeño de nombre y existencia superfluos”-.

-Sí, se llama Yebel –Había una tristeza en su voz profunda, casi insondable-

-Es un nombre muy bonito, aunque ella lo es mucho más.

Yadú le agradeció el cumplido con una sonrisa apoteósica rayana a la euforia de los fuegos artificiales.

-¿Qué le ha pasado? ¿Por qué está aquí?

Erik vestía de manera impecable, como de costumbre, con uno de sus exquisitos trajes de chaqueta de color perla y corbata azul, a juego con sus ojos zarcos.

-Un “miserrrrrable” –Arrastró la erre con una suerte de reverberación maníaca- la atropelló y se dio a la fuga. Desde entonces no ha despertado. Lleva así tres días. Yo no tengo el dinero para los medicamentos y el tratamiento. Somos pobres –Sentenció Yadú, como si fuera el inventor del nefando vocablo-

-Maldito desgraciado… -Erik parecía sinceramente afectado. Posó sus manos sobre los hombros del indigente-. Lo siento de veras. Ahora debo marcharme. Tengo algo que hacer y que no puede esperar. Pero créeme, tu hija saldrá de esta. Siempre hay esperanza, mientras hay tiempo, hay esperanza. Se recuperará, ya lo verás.

Yadú creyó sinceramente en las palabras de Erik y se le anegaron los ojos de lágrimas.

A la mañana siguiente, el nigeriano retornó al idílico Parque de los susurros y sesgó una rosa para llevársela a su hijita. Erik contempló la escena desde el habitáculo de su suntuario vehículo. Yadú pedaleaba en su desvalida bicicleta herrumbrosa hacia el hospital, donde le esperaba el acontecimiento de la novedad y la esperanza…

La habitación 223 la ocupaba ahora la oronda Rogelia Masó; una mujer de avanzada edad y recalcitrantes lizas con la diabetes. A su lado había una enfermera jovencísima, circuida por ése aura de bondad que uno encuentra en los misioneros y en los heraldos del voluntariado.

La muchacha, pizpireta, cariñosa, rubia y esbelta como una esfinge, le ofrendó con una sonrisa de las que derriten los hielos y convierten en fuego los océanos. Intuyó inmediatamente el azoramiento de Yadú.

Se aprestó a tomarle de las manos. Después, éstas ascendieron hasta sus hombros, tal y como hiciera el día anterior aquel extraño de traje carísimo y modales nobiliarios.

-¿Es usted Yadú, verdad?

-Sí, sí… ¿Pero qué ha pasado? ¿Dónde está mi hija? –Yadú miraba en derredor, como si pensara que tal vez su pequeño retoño se hubiera escondido debajo de la cama o se hubiera ocultado bajo las sábanas de la oronda Rogelia-.

-Todo está bien –Le tranquilizó la enfermera, moviendo sus manos sobre sus hombros en un acto similar al “lavado y frotado”.

-Hay un coche esperándole en la puerta para llevarle a la Clínica San Ramón. A su hija ahora la atenderán los mejores profesionales de manera totalmente personalizada.

-Pero yo no tengo dinero para pagar… no lo entiendo… ¿por qué la han llevado allí?

El pobre Yadú balbuceaba nervioso.
-Un hombre muy rico, Erik de la Serna, vino por aquí a primera hora de la mañana y lo organizó todo para el traslado. Usted ya no tiene que preocuparse de nada. Él correrá con todos los gastos. Me dejó un sobre para usted.

La enfermera volvió a blandir esa sonrisa suya capaz de derretir los témpanos de hielo y carbonizar los mares. Yadú, estupefacto, abrió la misiva con dedos de “cordero degollado”. Ylenia, la enfermera transmisora del milagro, retornó junto a la paciente diabética.

Dentro del pequeño receptáculo de papel Yadú encontró una cuartilla escrita con unas líneas:

 “Todo saldrá bien, Yadú. Tú sólo preocúpate de amar mucho a tu hija, leerle cuentos y llevarle esas rosas maravillosas que le llevas cada mañana. Déjame a mí el tratamiento que necesite tu hija hasta que se recupere. No me debes nada; esto lo hago tanto por mí como por ti. Una buena amiga me dijo recientemente que en esta vida no vales nada si no haces en ella algo por los demás que merezca la pena”.

Firmado: Erik de la Serna.

El nigeriano se tambaleaba de la emoción, refrenando las lágrimas.

Un flamante Mercedes de última generación le transportó hasta el lujoso centro sanitario. Una vez allí, una mujer de elegancia aristocrática, en nombre del potentado desconocido que había irrumpido en su vida como un milagro, le condujo hasta la habitación 36. En su interior, dormía la pequeña Yebel, junto a una legión de ositos de peluche y ramos de rosas decorando una alcoba.

Yadú se tambaleaba inestable, emocionado. Tuvo que sujetarse a su acompañante para no perder el equilibrio.

-¿Se encuentra usted bien? –Preguntó alarmada-

Yadú respondió con una sonrisa apoteósica, a medio camino entre la euforia y los fuegos artificiales.