bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (YA A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

ORLANDO TÜNNERMANN

ORLANDO TÜNNERMANN
ORLANDO TÜNNERMANN

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

domingo, 4 de agosto de 2013

AL OTRO LADO DEL ESPEJO


 DIANDRA, LA HECHICERA

Disponía tan sólo de 24 horas antes de que el espejo de Deimos quedara sellado para siempre, ocluyendo el portal bidimensional entre Limerick e Yvernia, su hogar.

El objeto esotérico que buscaba en esta ocasión la hechicera Diandra era un arcano talismán con forma de calavera engastada con fúlgidos diamantes.

Sonrió autosuficiente admirando la imagen engolada de su reflejo en la límpida pantalla del espejo temporal, que sólo eran capaces de abrir los más preeminentes hechiceros por medio de poderosísimos conjuros.

El esfuerzo requerido para tamaña empresa era siempre ímprobo y dejaba su fuerza vital tan menoscabada como un famélico erial agostado.

El poseedor de tan codiciado objeto era un extravagante archiduque galés que coleccionaba rarezas de todo el orbe.

Su mansión, al norte de Limerick, era como un museo de antigüedades y reliquias de valor incalculable que el anacoreta aristócrata exponía al criterio mundano una o dos veces al año.

Vermont Archibald había enviudado en nebulosas circunstancias al año y medio de desposar a la multimillonaria marquesa de Irantzu.

No se le conocían afiliaciones sociales ni asistencia alguna a eventos de carácter gregario. El solitario archiduque deshojaba su existencia al cobijo de su palaciega residencia, sin más acicate que atesorar tantos lujos como le permitiese su opimo patrimonio.

Lo encontró frente al televisor, fumando en pipa, congelado ante la imagen de un filósofo extremadamente exacerbado que arengaba a cuatro contertulios acerca de la desfachatez de los políticos del país que derivaban sus monumentales capitales a paraísos fiscales.

Diandra se fijó en la enjoyada mano derecha que acariciaba la testa de un enorme gato de angora. La otra, retenía entre los dedos índice y pulgar un habano a medio consumir.

Sobre la cabeza, pequeña y redonda, se había incrustado una chistera excesiva que le confería un grotesco aspecto de bufón amorfo y liliputiense.

Tenía los ojos grises y enormes, pero su boca, rugosa y lívida, era una pequeña brecha sobre la barbilla. La nariz era simiesca y fea. Aparentaba unos 70 años, pero algo en su actitud le otorgaba un aire ecléctico entre juvenil, procaz y burlón.



Su sentido auditivo era excelente. Vermont se giró inquieto en el enorme butacón de cuero gris.

Diandra abandonó su escondrijo tras un biombo naranja con grabados en grafía china. Le satisfizo comprobar cómo afluía la estupefacción y el horror en el semblante flemático del envanecido galés.

Pero el breve inciso de estupor quedó rápidamente trocado por la expresión petulante del baladrón que guarda en la recámara de la insidia una martingala inesperada.

-¿Quién eres tú? ¿Cómo has entrado en mi casa? –inquirió arrogante. No era un hombre fácil de acogotar-

-Me iré enseguida. Nadie tiene por qué salir herido. Quiero la calavera de diamantes. Dámela y así podré regresar a mi mundo y tú al tuyo.

-No está en venta. Me pertenece –repuso recalcitrante. Se había puesto de pie, pero aún seguía pareciendo enano, como un garbanzo menguado aplastado por un sombrero mexicano-.

-No he dicho que tenga la menor intención de comprarla. Entrégamela sin objeciones.

El enano estudió a la bella damisela unos instantes. Su elegante vestido violeta se ajustaba como un guante a su talle esbelto. Lucía majestuosa y grácil; dimanaba de su aura majestuosidad y bondad, pero también una firme determinación.

La intuición le decía que no debía fiarse de su aspecto inocuo.

-¿Por qué iba a hacerlo?

-Porque de lo contrario tendré que llevármela por la fuerza.

El enano se rió, incrédulo.

-Sólo eres una escuálida mujer. ¿Acaso crees que eres más fuerte que yo? No veo ninguna pistola, ningún arma.

No le gustó el modo en que le devolvió la sonrisa la extraña visitante del elegante vestido rimbombante.
Se llevó las manos al medallón que circuía su grácil y largo cuello.

Era una orquídea natural, pero brillaba de un modo artificial, como si estuviera lacada. Jugueteó con los pétalos, largos y arrugados, como lágrimas que cayeran de una cascada floral.

Le fallaron las piernas y cayó derrumbado al suelo. Diandra estrujó los pétalos con mayor ahínco, ejerciendo mayor presión en las puntas afiladas. Vermont se retorcía de dolor cada vez que ella manipulaba la orquídea.

-La calavera… -fue la única palabra que musitó, mientras sus dedos elaboraban maleficios entre los pétalos del esotérico colgante-

Le faltaba el aire, no podía respirar. De repente, el aire se había tornado fétido y rancio, como un bosque abonado con azufre. El enano, tendido en el suelo como un guiñapo, indicó con su dedo índice un lugar indefinido al fondo de un pasillo lóbrego y angosto.

Diandra se apresuró, dejando a su víctima sometida a la tortura de la asfixia y los dolores terribles por todo el cuerpo.

La calavera estaba en el interior de una vitrina de cristal, entre alhajas de procedencia dispar: cofres pequeños de la antigua Hispania, vasijas etruscas, máscaras griegas, ánforas romanas,  tablillas con escritura cuneiforme…

Regresó con el venerado objeto entre sus manos…  el espejo de Deimos se cerraría en poco menos de 6 horas.

Desde el pasillo escuchó el tintineo de una campana. Eso no era bueno, nada bueno… sabía lo que significaba y su cuerpo reaccionó de inmediato al mandato de la melodía…

Le fallaron las piernas, flaqueaba… las piernas no sostenían su peso… tenía tanto sueño…

Arrastrándose, llegó hasta el fastuoso salón, donde sorprendió a Vermont tañendo un pequeño artilugio dorado conocido como Campana de Morfeo.

El astuto enano la había superado en argucias e ingenio… Diandra se maldijo entre dientes por tamaña imprudencia, propia de magos bisoños y pacatos neófitos.

Sonrió esperanzada ante la nueva perspectiva…

Su incursión en Limerick iba a resultar mucho más provechosa de lo que habría soñado jamás.

El potentado archiduque ostentaba en su prolijo patrimonio la calavera de diamantes, que otorgaba la inmortalidad a su poseedor, y también la campana de Morfeo, que adormilaba a cuantos se hallaran rayanos en un radio de 3 kilómetros.

Sabía que los objetos mágicos de la hechicera Norma Flandes, que había arrebatado miles de vidas con sus inicuos relojes pintados, se contaban por millares y estaban diseminados por todo el mundo…

Diandra tenía que encontrarlos. Con la calavera y la campana, sumaría ya un total de 19 objetos.

El archiduque blandió una jactanciosa sonrisa cuando la vio aparecer tan menoscabada y abúlica.

Se mofó abiertamente al comprobar los efectos de su asechanza.

Logró levantarse y le asestó una patada terrible en la barbilla que le hizo sangrar. Acto seguido, le arrebató el medallón y lo arrojó lejos de su alcance.

Sonrió maliciosamente. Su faz nunca le pareció a Diandra tan ridícula.

-Ahora ya no eres tan fuerte, sin tu medallón.

El archiduque le usurpó también la calavera y se burló de su patente inferioridad.

Se arrodilló junto a la hechicera y se la quedó observando, como quien contempla a una mariposa sin alas que sabe que jamás volverá a volar.

Diandra aguantó su mirada escrutadora unos segundos, mientras sus manos acariciaban las vetas violetas de sus medias.

El enano frunció el ceño, cauteloso, circunspecto...

Observó las manos de la hechicera, que ahora estaban teñidas de una pátina de tiza roja y púrpura. Diandra aprovechó ese instante de perplejidad para embadurnarle el rostro con el polvo molido.

Vermont comenzó a aullar, horripilado. No podía ver nada. Le ardían los párpados… se le hinchaban los glóbulos oculares… se estaba abrasando…

Diandra, aún debilitada y entumecida, reptó hasta la calavera, recuperó el medallón y escamoteó de entre los dedos del aristócrata la campana de Morfeo.


Vermont no podía ver nada, pero supo que la hechicera se había escapado con su calavera de diamantes cuando escuchó unos pasos precipitados perdiéndose en la distancia a toda velocidad…

VÍCTOR VIRGÓS, AUTOR DE "LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS", DISPONIBLE EN WWW.AMAZON.ES (EBOOK)

VÍCTOR VIRGÓS