bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

VÍCTOR VIRGÓS

VÍCTOR VIRGÓS
VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(EN PROCESO DE GESTACIÓN)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

jueves, 6 de octubre de 2016

LA HIJA DE UN DIOS PROTERVO -RELATOS CORTOS-


 

El viento inmisericorde se había llevado sobre sus alas etéreas el rastro de la pequeña Yadira, acaso a lomos de un dios protervo en pos de una vida robada y apócrifa.

Gladys imaginaba su faz; la de una mujer ya adulta, de rubísimos cabellos largos y ojos azules de tigresa indómita. Se preguntaba, mientras se abría paso a través del ingente caudal humano de la populosa y vivaz calle del Marqués de Larios, si habría sacado los genes de rudeza de Eusebio o los modales refinados de ella.

¿Sería avezada con los cálculos numéricos y la abstracción que tanto absorbían a su esposo, o habría heredado la sensibilidad romántica que impregnaba cada una de las poesías que ella le escribía a la Luna y las estrellas?

La imaginaba felizmente casada, rodeada de niños, viviendo en una casa grande junto a su fiel y galante esposo, probablemente un ingeniero… o un abogado.

Las pesquisas en Teruel habían naufragado estrepitosamente en un océano de sueños rotos. Lo mismo había acaecido después en Sevilla y en Santander.

Mujeres desterradas que buscaban a sus madres verdaderas corrían a abrazar a una “impostora” que buscaba a su hija robada. El desespero y la pasión con que se aferraban a la quimera del reencuentro ponía rostro materno a la primera candidata que preguntaba…

Desceñirse de ese vínculo falaz era pura agonía; suponía acatar los malvados preceptos de un nuevo fracaso, una ruta sesgada que desembocaba en una vía muerta, una decepción…

El detective Carbajosa le había telefoneado esa misma mañana para abrir una nueva puerta a un abismo de negrura insondable.

Gladys no tenía ya fuerzas para asumir otro derrape mortal en el corazón. En sus manos sostenía un nombre mágico y una dirección: Ylenia Galdós. C/Fuencisla 26. Agudelo, 36190, Pontevedra.

Se sentó en un banco a la sombra de un portentoso ficus en la arbolada avenida de la Alameda Principal.

Meditabunda, se plegó sobre sí misma en una pugna desigual: ¿Ceder a la derrota demoledora y extinguir la famélica llama de la esperanza, como ya había hecho Eusebio, o destapar el nuevo naipe de una baraja gallega?

Habían pasado más de cinco años desde que comenzara su cruzada personal atando pesquisas en el hospital de la Paz de Madrid.

Cabos sueltos, callejones cortados, indicios espurios, testimonios hueros, asomos esperanzadores que se ahogaban en su propia opacidad… saltos al vacío del cosmos. Yadira… (“¿Dónde estás?”)

Gladys se incorporó y tomó la calle de Córdoba para torcer inmediatamente a mano derecha y enfilar la calle Vendeja, donde vivía su hermana Amparo, en la segunda planta del número 3.

Llamó al telefonillo, pero no contestaba nadie. Alfonso, su cuñado, debía haber salido y su hermana estaría ya de vuelta a casa. Trabajaba en una peluquería en la calle Sagasta, junto al Mercado Central.

Esperaría. No tardaría en llegar. Al otro lado de la calle vio una modesta cafetería llamada “El reino de Nerea”. Entró y pidió un café con leche. Era un lugar acogedor, todo barnizado en madera, con un cierto aire a refugio canadiense…

Le sirvió inmediatamente una mujer bellísima de larga cabellera ondulada y rubia y ojos azules como el cielo despejado.

Sus rasgos faciales eran un poco severos, mirada de acero y sonrisa forzada. Era muy alta y aparentaba poco más de 35 años.

Se alejó hacia la cocina y regresó poco después con un ejemplar en las manos de “La esfinge maragata”, de Concha Espina, la insigne poetisa santanderina que obtuviera el Premio Nacional de Literatura en 1927.

Leía ensimismada, jugueteando con sus bucles dorados bien cuidados, sin apartar la mirada de las excelsas líneas.

Gladys se quedó petrificada. La tabernera no sólo se le parecía como si fueran dos gotas de agua. Cuando ella acababa atrapada en la jungla de párrafos de Galdós, Azorín, Valle-Inclán, también ejecutaba cabriolas con los bucles de su melena rubia.

Dejó el libro y lo colocó con suavidad boca abajo, con las páginas abiertas, con el fin de retomar la lectura tan pronto como atendiera a un nuevo cliente que acababa de entrar y había pedido un pincho de tortilla y una caña.

Ella hacía lo mismo cuando interrumpía su lectura una inoportuna llamada de teléfono. La obra literaria quedaba temporalmente relegada, en posición decúbito prono, rozando los renglones la felpa mollar del sofá, hasta que regresaba el embeleso de la historia narrada cuando se difuminaba el recuerdo del comunicante intempestivo.

Gladys reparó entonces en unas anotaciones escritas a mano en una pequeña libreta. Era una de esas que se utilizaban habitualmente en los bares y restaurantes para tomar nota de los pedidos. No pudo evitar reparar en el óvalo supremo de la letra “p”. Un óvalo engolado, henchido y triunfante, cerrado y grueso…

La línea de la “t” era una lanza perfecta y regular, firme y recta, armoniosa y decorativa. Las jambas de la “g”, turgentes, como vientres preñados que se recogían sobre el cuerpo principal. Era un remedo fidedigno de su propia caligrafía…

Le recorrió un extraño escalofrío. Gladys decidió abordarla.

-El café es excelente. ¿Cuánto le debo?

-Me alegro que le haya gustado. 1,10, por favor.

La tabernera cogió el dinero y se la quedó mirando con más detenimiento y prolongación de lo estimado por los cánones básicos de la cortesía y la prudencia.

También ella se había percatado del asombroso parecido físico, caviló Gladys…

-“La esfinge Maragata”. Buena elección.

La obra mencionada seguía con el vientre “sumergido” y las páginas abiertas a la lectura.

-¡Ah, sí! Me encanta la poesía.

Se le iluminó el rostro con una irradiación de halo solar y alborada primigenia.

-A mí también –Idéntica luminosidad encendió el semblante de Gladys-

-¿Está de paso, visitando Málaga?

-Sí, mi hermana vive justo enfrente. Pero me marcho enseguida a Pontevedra –Soltó de sopetón, como si sintiera la necesidad de sincerarse con aquella desconocida-

-¡Qué prisas mujer! Con lo bonita que es nuestra ciudad… ¡Quédese unos días! Le gustará Málaga, ya lo verá…

Era el tono persuasivo y pertinaz que ella misma empleaba con Eusebio cuando ella quería salir a cenar y él insistía en quedarse en casa, como dos momias amuermadas.

Los escalofríos retornaron a modo de tormenta glacial.

-No puedo… es una ciudad hermosa, pero no puedo…

Parecía una niña inventando excusas que ni ella misma creía.

-El trabajo, ¿no? Somos esclavos del trabajo, no tenemos vida…

Otra de sus frases predilectas, manaba de los labios de una tabernera malacitana.

-No, no… voy a buscar nuevas pistas sobre mi hija robada. He recorrido ya cientos de kilómetros, pero no pararé hasta dar con ella.

Se le saltaron las lágrimas. La tabernera corrió a buscar un pañuelo y regresó enseguida, sinceramente afectada. En un acto instintivo le secó las lágrimas y le cogió las manos.

Gladys hacía siempre eso cuando veía el sufrimiento expresado en los rostros de sus allegados. La tormenta de hielo se generalizó por todo su cuerpo.

-Lo siento muchísimo. Espero que la encuentre, de verdad. Yo soy hija adoptada y siempre he querido saber quienes fueron mis padres y por qué tuvieron que deshacerse de mí.

Era la tabernera quien palidecía ahora. Gladys no se atrevía a preguntar, pero sus emociones habían estallado, generando una cascada que portaba un caudal de interrogantes.

-¿Recuerdas en qué hospital naciste? –Gladys temblaba. Tenía una cita ineludible en Agudelo, pero algo inexplicable la retenía amarrada a una cafetería de Málaga. Reparó en que acababa de tutearla, como si la sucinta conversación le diera derecho pleno a reducir distancias entre ambas.

-Claro –Repuso la tabernera con un deje de ofensa- Nací el 17 de Diciembre de 1972 en el Hospital de la Paz de Madrid

La tabernera se apercibió del repentino trastorno que azoraba a la mujer.

-¿Qué le ocurre? ¿Se encuentra usted bien?

-Estoy bien, no pasa nada… -Estaba llorando- A mi hija Yadira me la robaron en ese mismo hospital un 17 de Diciembre de 1972.


-¡Dios mío! –Fue lo único que acertó a decir la tabernera. Se llevó las manos a la boca, estupefacta. Gladys temblaba… imaginando que su viaje a Pontevedra quedaba abortado y que regresaba a Madrid junto a una hija robada, hallada en una cafetería malagueña frente a la casa donde vivía su hermana Amparo desde hacía más de 10 años…

No hay comentarios:

Publicar un comentario