bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

VÍCTOR VIRGÓS

VÍCTOR VIRGÓS
VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(EN PROCESO DE GESTACIÓN)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

viernes, 6 de mayo de 2016

EL TRIBUNAL -RELATOS CORTOS-


 

Esta mañana, mientras trinaban dichosos los verderones, ruiseñores y jilgueros, mientras el viento juglar cincelaba en las nubes poemas de amor, he decidido instituir mi propio tribunal. De ahora en adelante seré yo quien tome las riendas desnortadas de tu calesa, para que no te acechen las dudas sobre adónde debes ir y con quién. También te haré saber, para mi propia satisfacción, pues la tuya me es indiferente, cuales deben ser las
respuestas que darás cuando se te pregunte. Seré el juez que dictamine cada uno de tus pensamientos y movimientos, así como el verdugo que intoxique tu criterio, de manera que tu idiosincrasia parezca tan extravagante como una playa sin oleaje.

Somos análogos en nuestra ordinaria humanidad, pero tu única prebenda será la del testigo mudo de su propia vida. Esta mañana amanecí arrogante y he decidido instaurar un

tribunal, para jugar a ser Dios con tu vida y con la de los demás. Calla, no opines, no discrepes, obedece y punto, pues esta mañana desperté con ínfulas de magistrado y saqué de la chistera un tribunal.

LA CASCADA -RELATOS CORTOS-



Cuando estoy desprevenido, acaso oteando el firmamento o jugando a adivinar los nombres de las estrellas ignotas, aflora sin mi permiso una cascada de emociones y recuerdos tan remotos como esos luceros que tanto me arroban. Como si de meteoros se tratara, surcan la estepa feraz de mi mente aleándose con ideas rocambolescas, ocurrencias ominosas y algunos dislates que, en ocasiones, marcan el proemio de la que será mi próxima novela. Me agota este ejercicio pertinaz del pensamiento incesante que tanto gusta de atesorar rostros y repetir conversaciones. Siento como si mis pies hubiesen encallado en su ascenso por un sendero vertical con destino a Venus.


No puedo refrenar ese oleaje constante. No hay botón de pausa ni retroceso, borrado automático o retoque biográfico. Pero yo, que soy avezado costurero, me afano en zurcir y remendar los socavones del camino usando retales de recuerdos nuevos bañados de alegría. Ahora, luces y sombras cohabitan en sincronía como hermanas gemelas que se aborrecieran pero no supieran vivir la una separada de la otra.

lunes, 2 de mayo de 2016

EL PIANISTA DE LA CALLE DEL CARNERO -RELATOS CORTOS-






En el número nueve de la calle del Carnero, en la última planta, las notas adormecidas de un piano despertaron la curiosidad de Ivanka Savisevic.

Había luz en la vivienda, mortecina, como de candela a medio extinguir. Eric Satie rompía la noche con su nostálgica sonata de rumor de caracola y hojarasca quebrada.

Los recuerdos poseen la viciosa costumbre de presentarse sin ser invocados previamente. Así, penetraron en las estancias privadas de la vida añorada de Ivanka, dando cuerda a las manillas empolvadas de un reloj de momentos olvidados.

Cada noche, despiertan las horas tardías en compañía de una melodía pianista y un cirio cimbreante que ilumina una habitación angosta y umbría. En el número 9 de la calle del Carnero, en la última planta, vive desde hace dos semanas Gregor Vasiliev, un inmigrante moscovita que en su tierra natal se ganaba la vida como gran maestro concertista.

En el buzón, una etiqueta rugosa y de tonalidad cetrina reza: Eulalia del Val Formelloso.

Ivanka se queda entre perpleja y dubitativa y pregunta a una mujer, que en ese preciso instante irrumpe en el portal. Le mira con desconfianza. Por su porte, Ivanka deduce que se trata de una mujer de costumbres inveteradas y mentalidad arcaica, sin posibilidad alguna de remozamiento.

Sobrepasó los sesenta hace lustros, y viste como esas vírgenes que salen en procesión, toda engalanada y pulquérrima. Jacinta Vallés se queda petrificada, a escasos metros de la desconocida congelada delante de los casilleros.

Su aspecto es astroso y desarticulado, censura Jacinta, con un mohín de repugnancia inevitable. Tiene la muchacha los ojos de un verde metálico y su cabello es anaranjado como una hoguera. En sus vestimentas estrafalarias predominan los rombos y los círculos amarillos, nadando sobre un negro lecho basáltico regado con flores rosas y violetas.

Su preciosa melena ensortijada está coronada por un gracioso sombrero de tela gris con petunias amarillas, dibujadas por la mano inexperta de un pintor neófito o extremadamente pueril.

Sus manos acaban rematadas en unas falanges largas y estrechas. Las cubren sendos guantes de terciopelo negro con lunares amarillos y rojos.

Dice llamarse Ivanka, explica la desconocida con su preciosa voz de evidente linaje foráneo. Ha escuchado la melodía de un piano y siente curiosidad. Ella tocaba el arpa en una orquesta de su Split natal. También el bajo, el saxo, el clarinete y la flauta. Le embarga la añoranza.

El sonido del piano ha revertido el presente y, por un instante, ha retornado a su patria para ser de nuevo Ivanka Savisevic, una concertista croata respetada y admirada.

Ahora su mayor fortuna es la rala calderilla dispersa en sus bolsillos y un arpa de segunda mano, que ha comprado con arduo esfuerzo y unos austeros ahorros.

-Debes referirte a Gregor, un joven ruso muy amable que se ha instalado en casa de Eulalia –Le explica Jacinta con un deje más que evidente de impaciencia y displicencia.

Añade poco después, tras asistir al recalcitrante interrogatorio de Ivanka, que: “… ese chico es muy manitas, y además toca el piano a las mil maravillas. A Eulalia le hace compañía y ameniza sus tardes con música”.

Hay una pizca de envidia en sus palabras. Ivanka finge que no se ha dado cuenta del matiz.

-Me gustaría mucho conocerle

-Llámale al telefonillo, en la calle, antes de subir –Parece una amenaza- Dña. Eulalia es una señora mayor y no le gusta que la molesten.

Y a ella tampoco, deduce la risueña y vivaz Ivanka.

La conversación con Gregor arranca a tropezones, deslavazada, sin trabazón. El abismo del infausto diálogo dura un instante. Después, hallan ambos un puente conectivo: la música.

Se oye un eléctrico zumbido como de moscardón. Se abre la puerta. Ya puede subir.

Jacinta la espía mientras espera a que llegue un ruidoso ascensor que parece anterior a la posguerra. Se ha entretenido revisando la propaganda que cuelga de las rendijas de los buzones, como si de veras le importara un ápice lo que ofrendan esas cuartillas comerciales. Ivanka inhala su desdén. Intuye que el espionaje es una de sus aficiones predilectas, que ejercita como un culto malsano e intrusivo.

Ya está aquí, suspira aliviada Ivanka. Desaparece del campo de visión de la “virgen procesionaria”. El elevador ancestral se detiene en la última planta. Ivanka se erige como una esfinge delante de una puerta de madera oscura y sobria, con una enorme aldaba dorada y reluciente que pende como un gran ojo centinela.

Aporrea la áurea argolla, rematada en la faz de un rugiente león. Inmediatamente se apercibe de su error. A mano izquierda hay un timbre. Ya no tiene importancia. Viene alguien. Escucha unos pasos presurosos al otro lado de la puerta.

Un suave crujido de bisagras rompe el misterio y el semblante del pianista cuando desaparece la frontera cerrada.

Gregor… tiene que ser él… es un hombre alto de unos 35 años de edad, de rubios cabellos y piel clara. Sus ojos verdes son remansos serenos y exudan confianza y bondad. Es la típica estampa del hombre tranquilo forjado a través de las teclas de un piano.

-¡Hola, me llamo Ivanka! –Recuerda arrepentida que este detalle ya se lo había adelantado a través del interfono. Se siente un poco patosa.

-Yo soy Gregor –Le tiende una mano lánguida. Su español es bastante bueno, con un deje extranjero indeleble-

-¿Quieres pasar? –Se ofrece gentil-

-Claro –Accede sorprendida-

La casa es inmensa. No tuvo antes esa impresión, cuando la observara con cierta dosis de arrobo desde la calle. Es un buen comienzo, tanta amabilidad con una completa extraña.

Desde alguna región recoleta llegan deliciosos efluvios de café recién molido.

-Hace días que escucho tu música cuando paso bajo tu ventana.

Dispara Ivanka sin proemios. Enseguida, desciñe la lengua y subraya su pasión por la música. Menciona su queridísima arpa de segunda mano. Muy afligida le hace partícipe de su congoja cuando tuvo que abandonar Croacia a regañadientes. Por supuesto, explica, sueña con retornar y formar nuevamente parte de una gran orquesta. Habla sin fuelle, sin reparar apenas en el magnífico salón de retratos, iluminados de una manera un tanto lóbrega por una fabulosa araña palaciega.

En una sala contigua, umbría y angosta, se adivina la silueta de un piano de estirpe ancestral. Es su piano, el piano de su embeleso, el piano que le ha arrastrado hasta aquella casa de tonalidades adustas y personalidad nobiliaria.

Es el turno de Gregor cuando aparece Doña Eulalia con una preciosa filigrana de bandeja de porcelana de motivos chinos. Llega cargada de cafés para todos, pastas de chocolate y pan tierno recién tostado.

Ivanka queda abrumada ante tamaño despliegue de cortesía. Sus días en Madrid comienzan a desprenderse de la monocorde sensación de tedio y rutina. Eulalia tiene una edad indefinible, acaso agazapada entre los destellos de su ajuar, que complementa su vestimenta sobria pero elegante, exquisita y distinguida.

Su porte es altivo, pero en el trato, se muestra distendida y cercana. Su faz parece contraída, alerta y torva, pero cuando se relaja todo viso de animosidad se desvanece.

El café es delicioso. Entre sorbo y sorbo Ivanka deja entrever sus cuitas. Lleva más de 3 años en Madrid. Actualmente está en paro. Recientemente trabajó en la cafetería “Barbados”, muy cerca de la Plaza Mayor. El negoció quebró…

Vive con una compatriota en un pequeño estudio junto al estadio Vicente Calderón. Pagan 700 euros por habitar en una ratonera de poco más de 50 metros cuadrados.

Cuando Gregor toma el relevo monologuista, lo hace sentado al piano. Reunidos en la pequeña habitación, Eulalia e Ivanka escuchan fascinadas su historia. Es su letanía una recopilación de acontecimientos ligados a la pobreza, aleada con grandiosos vislumbres de alegría con los episodios referentes a su notable trayectoria musical.

Él es un recién llegado. Se encarga del mantenimiento de la casa y atender a Dña.Eulalia, quien tiene a bien dejarle usar el piano; algo que ella le agradece encarecidamente, pues lo considera virtuoso y excelso.

La velada está llegando a su conclusión. Ivanka se resiente por tener que abandonar este hogar majestuoso, donde la música de un piano deja escapar cada noche notas evocadoras de una etapa extinguida y añorada.

Ya se ha levantado y se dirige a la salida cuando irrumpe la voz educada de Dña.Eulalia.

-¿Y dices que tienes un arpa?

Es extraña la digresión, amén de intempestiva. La tertulia ha finalizado, y también el breve recital de piano de Gregor. Es el momento de las despedidas. Desconcertada, responde:

-Sí, es de segunda mano, pero está en muy buen estado. La compré con toda la ilusión del mundo con los primeros ahorros de cuando trabajaba en la cafetería.

-Tráetela mañana, ¿puedes? Me gustaría mucho oírte tocar.

La propuesta de Dña.Eulalia le deja perpleja.

-Claro, me encantaría –Se le ilumina el rostro-

Trabajaste en una cafetería. Seguro que sabes cocinar… -Continúa Dña.Eulalia. Se prolonga el inevitable momento de la despedida-

-Sí, por supuesto. Además se me da muy bien. –Responde orgullosa Ivanka-.

-Me vienes como anillo al dedo. Te espero mañana, ¿sobre las 11:00? ¿Te interesa?

-Claro. Muchas gracias, claro que me interesa. Es usted muy amable.

Ivanka no puede creerlo. La música de un piano le ha llevado hasta una nueva oferta de trabajo; le ha llevado hasta su música, su arpa, una cita con su pasión relegada al pasado.

Gregor la mira sinceramente complacido. Le da la enhorabuena y le guiña un ojo. Dña.Eulalia ya se ha dado la vuelta y penetra en el recinto “filosofal” de la sala de los retratos.

Ivanka abandona la vivienda esperando ya con alborozo el advenimiento del nuevo amanecer.

No le importa en absoluto sorprender a Jacinta Vallés espiando a través de la ranura de una puerta entornada intencionadamente…