bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (YA A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

ORLANDO TÜNNERMANN

ORLANDO TÜNNERMANN
ORLANDO TÜNNERMANN

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

viernes, 30 de diciembre de 2016

LA TORRE DE BABEL


LA TORRE DE BABEL

Se empeña el pertinaz de Samuel en llevarme la contraria. Me exaspera hasta cotas que creía en mí inalcanzables. Parece que lo único que le reporta ya algún placer es contrariarme, soliviantarme, dejar mi equilibrio emocional más vapuleado que una estera vieja y raída. Vivimos en la Torre de Babel, por mucho que el castellano sea nuestro nexo lingüístico común, si me habla no le entiendo y si le argumento él me brama, muge, ladra, chilla vocablos que apenas comprendo, pero que, a juzgar por sus ademanes atrabiliarios, beligerantes, cariñosos no son.

Samuel se ha instalado en el ático de esa Torre de Babel, donde cada cual habla su propio idioma y atiende solamente a su propia voz. Los niños, en la planta de abajo, juegan, corretean e inventan travesuras para llamar nuestra atención, mientras Samuel y yo debatimos cuestiones sobre quién atiende más y mejor a nuestros retoños, si él me ama más o por el contrario soy yo la fogosa de este dueto matrimonial que no para de pelear y dialogar en idiomas antagonistas.

Llego del trabajo agotada y contemplo con desasosiego, desde la lontananza, la altura como de rascacielos de la Torre de Babel que nos hemos empeñado en construir durante más de ocho años de anfractuosa relación. El ático de Samuel, lujoso, recoleto, íntimo, un paraíso para sibaritas y vanidosos, presuntuosos y haraganes. Mi pequeña parcela, justo debajo; un espacio modesto y reducido destinado a proporcionarle a Samuel las comodidades que afloran en su ático altanero. Allí trabajo de sol a sol como su esclava
personal, sin mayor recompensa que un "gracias" más bien pacato, remilgado, y posteriormente un motivo inventado para comenzar una nueva trifulca. Aún soy joven y hermosa, lozana y voluptuosa. Los hombres me miran y codician, sé lo que quieren, sé lo que buscan, no soy ninguna mema, pero tampoco una adolescente casquivana que decide tirar su vida por la borda por culpa de un esposo que parece hallar más deleite en sus retiros espirituales y nuestras batallas conyugales que entre mis brazos.

Mañana comenzaré la reconquista de lo que tuvimos una vez. Estoy ya más que harta de cohabitar con un desconocido en nuestra Torre de Babel.



jueves, 29 de diciembre de 2016

LA COSECHA MALDITA

LA COSECHA MALDITA

Acaba de pasar por la calle del Olvido el desdichado de Gerardo. Relinchaba, como de costumbre, echaban humo sus ollares, como de costumbre. He levantado la cabeza, aturdido por los bramidos infrahumanos de su voz bullanguera. No hay día que su ánimo se alíe con la alegría de vivir. Su vida es un perpetuo seísmo, un paisaje calinoso habitado por zainos enemigos que siempre quieren perjudicarle. Nada le sale bien, le impreca a un cielo caliginoso, como si tuviese la culpa de sus infortunios. Su cosecha está maldita, los frutos podridos, agusanados. A lo lejos avizora ya un muro insalvable; ¡Pero si acaba de dejar atrás obstáculos de catadura impronunciable! ¿Qué habrá hecho Gerardo para recolectar tanta desdicha? El cielo no responde, pero Dios es el responsable de todo cuanto acaece en su vida. De hecho, Dios tiene la culpa de la muerte de los inocentes, los niños que perecen de hambre en África, culpable de las guerras y las enfermedades e incluso de que Mariana, su prometida, le dejara plantado en el altar para embarcarse en un navío con rumbo a Estocolmo. Se queda algo más tranquilo Gerardo cuando encuentra una fuente primigenia donde descargar sus cuitas y maldiciones. Es más fácil vivir quejándose de todo que luchar para cambiar las cosas, le dice una y otra vez su odiosa amiga Penélope. ¡Qué sabrá ella! Una mujer tan bella y afortunada, felizmente casada, viajes por doquier, una vida acomodada y afecto como para sembrar plantaciones de amor por todo el planeta.

Hoy es una inoportuna y pertinaz cefalea, mañana el desempleo, y al otro, los atascos de Madrid. Todo solivianta al infausto de Gerardo. Gerardo es una explosión humana, una bomba de relojería que malgasta su tiempo y la paciencia de los demás berreando como un neonato, porque todo le sale mal, porque su cosecha está maldita. Crápula y envidioso, perdulario, canalla y bribón, gandumbas, holgazán y quejica. Veleidoso e irresponsable, nunca movió un dedo por nadie. Cientos de proyectos ideados por una mente cansada de dormitar, aprendiz de todo y lego en todo lo referente a ejecutar, trabajar, llevar a cabo lo que con pasmosa parsimonia, en ocasiones, prometen sus palabras hueras.

"¿De qué te quejas Gerardo?" Vuelve a insinuarle la inmaculada Penélope. "Recoges lo que siembras" le espeta sin compasión. Sus frutos pútridos son el resultado de una vida yerma, un embeleso del propio rostro en el reflejo del estanque, un monólogo sobre desgracias personales y mala suerte. "¿Qué has
hecho tú por los demás, Gerardo?" -Prosigue implacable la curvilínea Penélope-.

Nada, lo cierto es que su vida ha sido una recta subterránea, una vía de sentido único, un paraje privado donde se lee únicamente el catecismo biográfico de sí mismo. Se queja Gerardo por todo, como si el resto del mundo no existiese o morásemos felices y saludables en aéreos castillos de oro y cristal, donde siempre suenan canciones y las nubes son de rutilantes colores.

SELENE MOON -EXTRACTO-

"...Nuevamente le invadió la misma sensación que le azorara tanto en su camerino. Un intruso merodeando de manera furtiva por sus dominios privados. La casa donde había vivido Selene Moon recientemente estaba impecable, impoluta, todo limpio, diáfano y ordenado. Colores claros, luminosidad, orden y elegancia como para enmarcar la imagen central de una publicación sobre decoración de interiores. Ornamentos ralos, rácanos, dispersos con simetría, escasos, para que la energía fluyese sin obstáculos. Cortinas blancas con cisnes y lilas tejidos en hilo gris, mobiliario amarillo desvaído, cojines del color de la nieve combinados con sillas, mesas y mantelería rosa pálido. En las estanterías, en vez de discos, cintas de música libros o enciclopedias, había una cantidad modesta de álbumes de fotos. En las paredes, algunos retratos de Selene, fotografías junto a gente tan sonriente como ella. Tembló involuntariamente cuando descubrió a su musa junto a un hombre rubio, alto y fuerte de aspecto amenazador. Boshkov, sin duda. Aparecía en muchas otras fotografías y su actitud en ellas, abrazado a Selene o muy posesivo, constataba aquel hecho ya irrefutable. El temible Dimitri Boshkov, por fin le ponía cara. La vivienda era de catálogo, un lugar para dormir y descansar, nada más. Todo impecable, nada fuera de su sitio, parecía una parada de paso, no un lugar donde uno atesora
vivencias importantes y recuerdos. Aséptico y neutral, frío y desapacible, nada transmitía sensación de verdadero hogar. Orlando lo escudriñó todo con rendida devoción. La cocina americana parecía recién instalada de lo pulquérrima que estaba y el cuarto de baño, pequeño, coqueto, exhalaba idéntico aura. Colonias caras, perfumes parisinos y cremas hidratantes de marcas que se pronunciaban en francés. Llegó hasta el dormitorio. La cama, amplia, cómoda, estaba perfectamente hecha, sin una sola arruga. En las paredes, más fotos de Selene como para un maratón de autorretratos, como si su rostro fuese la cosa más importante del universo y todo lo demás fuese subalterno. El odioso Dimitri volvió a colarse en aquel reino sagrado junto a Selene como si fuera un tumor maligno.

Regresó al dulce rostro de su amada, pero en aquellas fotos parecía un ser egoísta y fatuo. No le gustó descubrir tanta frivolidad superficial. Eso menoscababa la idea que tenía de ella como diosa entre los mortales, asequible y cercana. Frente a la cama había un armario ropero enorme de doble puerta corredera. Lo abrió con mohín de culpabilidad. En su interior, una ingente cantidad de vestidos elegantes, ropa de marcas caras, complementos idóneos para asistir a cenas de gala, lujo, ostentación, zapatos de fiesta, trajes de diseño exclusivo. En los cajones, tres, casi ocultos tras las ropas colgantes, más fotografías de Selene que mostraban a una mujer orgullosa de su belleza, vanidosa, presuntuosa y embebida de sí misma. No le gustó esta versión de su musa, alejada de la modestia, mucho más rayana a la soberbia. Fotografías a puñados de autorretratos con toda suerte de vestimentas, mostraban a una mujer que se regodeaba de su belleza y que sentía una atracción patológica por exhibirse y contemplar una y otra vez su reflejo en el espejo. Los dos últimos cajones contenían su ropa interior. Orlando los cerró de inmediato, ruborizado y excitado a la vez. Lencería fina, ligueros, picardías, sujetadores y bragas para ocasiones especiales, todo caro, todo de diseño. Conmocionado se alejó del armario y se sentó en un sillón de color ocre en el salón, junto a la ventana y un teléfono de góndola azul cerúleo. Reparó en unas revistas de moda y espectáculos que había en la bandeja inferior de una mesa de cristal. Al lado de las mismas había una agenda de teléfonos.

Orlando la tomó entre sus manos como si hubiese descubierto una piedra preciosa de valor incalculable y se la guardó. Fue a buscar una bolsa de basura a la cocina, o una bolsa del tipo que fuera. Encontró varias bajo el fregadero, perfectamente plegadas.

Dentro metió la agenda y dos álbumes de fotos que cogió de las estanterías en el salón. Echó un último vistazo a ese piso desangelado que no parecía un hogar real y sintió la urgente necesidad de salir por la puerta sin mirar atrás. Por mucho que las paredes, con todas sus fotografías, le indicasen que Selene Moon había vivido allí, no encontró nada que le hiciese reconocer a la chica con quien había acudido a la fiesta en el hotel Artrip.


Cerró dando un ligero portazo, algo decepcionado, mareado, conturbado por la insondable soledad de ese trasunto fraudulento de vivienda habitada. En el descansillo no tardó ni media fracción de segundo en aparecer la chismosa del cabello prendido con rulos de colores..."

miércoles, 28 de diciembre de 2016

DENTRO DEL CRÁTER


Aquí adentro no se ve nada, ni tampoco le ven. Es invisible el eremita Rodolfo. Tan sólo cuando dibuja en el cielo estrellas amarillas y nubes rosas de algodón conoce el mundo de su existencia. Lleva media vida dentro del cráter, dentro del volcán, oculto e ignoto, parapetado tras una barrera infranqueable y un nombre postizo que desvía la atención hacia asuntos mundanos ajenos a su persona. Las palabras que flotan libérrimas en el viento las ha tomado prestadas Rodolfo para escribir mil poemas y el estribillo de una canción. Ojos desconocidos tratan de averiguar quién es el hombre tras la silueta de hielo, quien se guarece de ovaciones y clamores laudatorios tras un nombre fabricado en la factoría de sueños de su imaginación.

Afuera hay un rugido incognoscible que grita su nombre. Hablan esas voces extrañas de novelas y composiciones literarias suyas que han comenzado ya a poblar los límites del cielo, edificando templos con jardines incluso más allá del universo conocido. Rodolfo sólo ha pedido un deseo a las musas que le conceden cada día el milagro de la inspiración: ¡Dejadme ser invisible! Les dice exasperado, pero las musas no le escuchan, no atienden a sus ruegos. Su cabeza está llena de diálogos desconocidos, rostros bellos y protervos, personajes idealizados, fantasías rocambolescas y mundos imaginarios donde la vida y la muerte son indistinguibles, pues caminan por raíles paralelos que no cesan de juntarse.

lunes, 26 de diciembre de 2016

AL OTRO LADO -RELATOS CORTOS-


Diría que se alió con las nubes y las estrellas para que las noches y los días fuesen mi guía cuando ella faltase. Diría que se convirtió en lucero para fulgir deslumbrante cuando el ocaso me recordara su ausencia. La última vez que vi a Matilde llevaba un vestido largo y rojo de terciopelo, el cabello largo, rubio platino, recogido en un moño victoriano. Sus ojos azules, dos piscinas olímpicas, rebosaban la acostumbrada alegría aquella mañana en que subimos a la garganta de Barrabás, una escarpadura escalonada al norte de Sanabria. Estábamos solos, por lo cual nadie fue testigo de tu alianza con el firmamento.

Nadie pudo ver cómo cruzabas al otro lado y desaparecías de mi vida para siempre. Desapareciste, así de simple, así de terrorífico e incomprensible. Cruzaste al otro lado de aquella ventana natural entre las rocas con forma de estrella celestial. Al otro lado no hay nada, salvo escalones de piedra y naturaleza salvaje que se pierde hacía ubérrimos valles que en primavera adoptan los colores de una pintura de Renoir.

Han pasado tres años desde que cruzaste al otro lado. Recuerdo, o acaso lo he imaginado, que cuando cruzaste al otro lado sonaba desde alguna parte una música distante y cadenciosa que sonaba a melodía de piano. Era una pieza que invitaba a la melancolía irremediable. Fueron apenas diez o veinte segundos. Después el viento se encargó de romper la ensoñacion. Aún subo los 355 escalones que llevan a la cima de la garganta de Barrabás, y te busco entre las rendijas de las rocas, los bolsillos etéreos de las nubes de algodón y las garras nudosas de los árboles. No estás ahí. Desapareciste cuando cruzaste al otro lado. Me han dicho tantas veces que te convertiste en ángel que ahora empiezo a creerlo. Me dicen que te uniste a un coro de querubines más allá del cielo conocido. Me dicen que tu misión en la Tierra había finalizado y que por eso marchaste, para reunirte con los ángeles, a tu hogar, más allá de donde mi pensamiento puede alcanzarte. Una amiga pitonisa me cuenta que no eras de este mundo, que sólo viniste para mostrarme el significado del amor verdadero. Lo que tú no sabías es que al enseñarme eso me arrebataste la vida y me enseñaste a despreciarla y a aborrecer el amor como si fuese éste el más potente de los venenos. Tu ausencia es ahora mi condena. Debiste dejarme ciego, sordo y mudo, en vez de amarme como el devoto ama a Dios y el astrónomo los colores de las galaxias en plena colisión. Me amaste para matarme en vida, y ahora ya no distingo entre el amor y el odio; me parecen la misma cosa cada vez que te recuerdo, cruzando al otro lado para reunirte con los ángeles del infierno.