bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

VÍCTOR VIRGÓS

VÍCTOR VIRGÓS
VÍCTOR VIRGÓS (ORLANDO TÜNNERMANN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(EN PROCESO DE GESTACIÓN)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

sábado, 18 de marzo de 2017

EL AMANTE DE FUEGO




Cuando abandona mi lecho, mi amante de fuego, la alcoba aún liba, absorbe y retiene entre sus muros testigos la tórrida esencia de los aromas exudados de nuestros encuentros mensuales ardientes, apasionados.

Entre penumbras cómplices, compañeras de un romance incombustible, escudriñó deleitosa su cuerpo apolíneo mientras se viste. Yo, me arrebujo entre las sábanas de raso satén, revueltas como una marejada endiablada, y finjo que estoy dormida, extenuada y rendida ante el influjo de su mera presencia, que en mi alma y en mi cuerpo enciende llamas y hogueras en perenne combustión.

Jamás departimos acerca de nuestras vidas más allá de estos muros de confinamiento amatorio, destinados a reclutar en esta alcoba anónima e impersonal a los heraldos de nuestros sentimientos desbocados, vástagos de mutua enfermiza pasión.

En ocasiones, mientras se viste y desgaja los pétalos marchitos de su sombra evasiva para desprenderse de la mía, dejando mi alma y mi cuerpo hueros, como una carcasa vacía, me invade la angustia, atenaza mi corazón una insondable melancolía, y sólo anhelo retenerle a mi lado, desentrañar los vetados arcanos de su veraz identidad.
Ni siquiera sé su nombre, para mí es símplemente mi amante de fuego.

Con sólo dos palabras, con sólo una mirada, me desarma; nuestros cuerpos se funden en primigenias danzas cimbreantes y buscan vislumbres del Edén que nos convierten en ángeles alados cada vez que nos rozamos.
El sonido de nuestra voz es un murmullo de mariposas susurrado al oído, mientras nuestros cuerpos contorsionados cabalgan fusionados para bañarse desnudos bajo chorros y cascadas luminosas de destellos rutilantes de la Luna. 

Ni siquiera sé su nombre, para mí es tan sólo mi amante de fuego....

Un eco de mi deseo convertido en cuerpo y torrente de besos.
Cuanto deseo despertar en la mañana abrazada a su silueta, y no a la almohada embriagada por el olor de su recuerdo.
Pensamiento irónico que hace estremecer mi piel, al sentir tan bello despertar. Pero estoy extasiada de ratos fugaces, alegrías ingratas, oprobios insumisos al deseo y al destino.
Su voz tremula convence a mi conciencia, y sus ojos enaltecen mis sentidos que esclavizados ceden al capricho de vivir sin mañana.

Que distinto sería, si pudiese arrancar de mi esta poesía viva del amante y la alcoba, que dibuja en caricias un cuadro vacío de matices, pero de vivos colores. A veces me siento esa flor que aún guarda su belleza marchita reluciendo en las páginas del destino.

A veces me siento sirena del encantado mundo del amor y sus caprichos. A veces me siento liberadamente presa de la sed de mi cuerpo y mi sexo. A veces siento que soy cascada incontenible, que no hay alimento que pueda saciar mi hambre. A veces siento que somos dos cuerpos destinados a amarse y fundirse en uno inventando juegos prohibidos con la Luna por testigo.

A veces me siento, melancólicamente alegre al recordar su silueta desdibujada en estas sábanas blancas, donde el amor se conviete en deseo, y el te quiero en fuego.

miércoles, 15 de marzo de 2017

LA EFIGIE DE ATAÚLFO (ATAULPHO´S STATUE) (EXTRACTO)






"....La persiguió durante casi tres horas por esas calles de Madrid que habían amanecido con la tristeza como emblema en forma de lluvia y penumbra gris clavada en el cielo plomizo. La inocua camarera del Bagdad Café, deformado su aspecto con viejos harapos, se había apeado de un taxi en la calle Marcenado para tomar el suburbano hasta la estación de Diego de León. Allí había departido con una mujer con aspecto de pedigüeña que vendía castañas en una esquina abandonada a su suerte entre la inmundicia. Hablaban ambas con el apremio y la angustia de los planes que se inclinan sin remedio al fracaso. Orlando las espió desde un banco cercano, fingiendo que leía con gran interés una noticia breve sobre los perjuicios del tabaco y el abuso del alcohol. La conversación fue breve. Celestina Merchán, un nombre tan falso como una bandera estadounidense con copos de avena en vez de estrellas en su estampado, le retó a un duelo de persecuciones por vericuetos inmundos y callejones que invitaban al delito. Una lluvia tan feroz como pasajera se abrió paso entre las nubes de carbón cuando avizoró a lo lejos el Palacio Real.

Los turistas, visitantes infatigables de monumentos y enclaves ineludibles, pululaban por allí como un ejército invasor de hormigas bien organizadas. La lluvia no les disuadía en su empeño de fotografiar cada palmo de la ciudad, como si quisieran atraparla en sus objetivos para adorarla después en una jaula de cristal. Japoneses, italianos, franceses y americanos se entreveraban como el agua y la sal. Celestina, la última persona con quien se había visto a la desaparecida, Aroa Machado, se detuvo ante la efigie del rey visigodo Ataúlfo, sucesor de Alarico I entre los años 410-415. La actitud sigilosa y artera de Celestina le arrugó el ceño a Orlando. Arrodillada ante el monarca, como si orara en silencio frente al altar de alguna iglesia románica, permaneció unos instantes ajena a las
miradas de fugaz curiosidad de los viandantes, acostumbrados a las singularidades, a veces rocambolescas, que uno solía descubrir en una gran urbe como Madrid. El aspecto desaseado y astroso de Celestina le hacían pasar por una mujer de mala vida, habituada a
la compañía de una botella de vino y un hombre perdulario que la hubiese arrastrado a la miseria. Orlando caminaba con aire distraído, aunque le hirviesen las entrañas, pendiente como estaba por el resultado de las pesquisas de una hermosa turista de aspecto escandinavo que hacía fotos de las estatuas contiguas a la del rey visigodo. Selene estaba representando su rol a la perfección. Celestina no parecía haberse apercibido de la angosta vigilancia. Al cabo de unos minutos se levantó y tras santiguarse con extrema afectación reanudó su marcha en dirección a los Jardines de El Moro. Selene no perdió un solo instante. Cuando se hubo asegurado de que la apócrifa menesterosa se había alejado lo suficiente se abalanzó sobre la efigie de Ataúlfo. Orlando acudió a su encuentro a toda velocidad, sorteando a una pareja de turistas asiáticos que parecían embebidos en la demencial tarea de contar una a una cuantas habitaciones tenía el Palacio Real. Selene le miró unos instantes, con la faz demudada por la excitación. En sus manos sostenía una cajetilla de tabaco con tres cigarrillos en su interior. Extrajo el que quedaba en medio de los otros dos. Orlando palpó atónito el tacto recio, la dureza de su contorno. A diferencia del resto, éste era una vulgar falsificación de plástico que podía desmontarse separando dos piezas cilíndricas, unidas mediante un sistema de rosca giratoria.

-Esa mujer lo ha dejado en esa ranura, junto a los pies de la estatua...

Se refería al paquete de tabaco, pero Orlando no le estaba prestando atención. Poco le importaban las grietas y desperfectos temporales de la efigie del rey visigodo. Sus ojos estaban congelados en el movimiento giratorio del falso cigarrillo que estaba "destripando" Selene. A los pocos segundos, tras un sonido similar al del corcho cuando lo liberas de su prisión en la boca perforada de la botella de champán, como un resorte salió impulsado hacia arriba un pliego enrollado de textura dúctil. Selene y Orlando se miraron un instante, presos de la curiosidad febril. La bailarina lo desenrolló sin miramientos, vigilada en todo momento por su esposo. Se lo mostró, incrédula, invadido su bello semblante por aciagas sombras de honda turbación. Orlando compartía sus desvelos y se impregnó de idénticos temores. Juntos contemplaron azorados una fotografía reciente de Aroa Machado. Estaba muerta de miedo, atada a una vapuleada silla de oficina en medio de una especie de sótano mugriento y oscuro iluminado únicamente por un tubo fluorescente de mortecina luz amarillenta. En sus manos Aroa sostenía una cuartilla sucia y arrugada donde podía leerse una secuencia numérica. Orlando lo entendió enseguida. Era un mensaje para Isidoro Machado, el padre de la desdichada criatura. Era un mensaje inequívoco que le indicaba el número de una cuenta corriente donde debía ingresar el pago exorbitante por el rescate de la pequeña..."

EL ROSTRO OLVIDADO "FORGOTTEN FACE".




Pinceladas en pastel, colores encendidos sobre el blanco de un lienzo que se había quedado desnudo. Es la trigésima novena obra de Aurora Alcaudón; el retrato de una bella y distinguida dama de mediana edad que abre los ventanales de sus ojos cerúleos a un mundo ignoto y fascinante. Sus manos de artista consumada se agitan como inquietas golondrinas que buscasen cobijo tras las aspas de un molino. Aurora colorea, maquilla, retoca, perfila, da forma y volumen a un rostro olvidado. Sus manos orquestan la sinfonía de colores acatando los dictados de la memoria indeleble, espontánea, aquella que se guarece de tormentas y celliscas en recoletos pasadizos y canalones de su cerebro emborronado. Sentada frente al mar de la isla de Cabrera en una silla plegable de bandas rojas y blancas, sonríe de rebote en rebote cuando una imagen peregrina enciende piras y luminarias con rótulo de recuerdos. Pero el hechizo es fugaz y se difumina raudo, como el destello de un cometa trotamundos que cruzase el firmamento. Pinta Aurora con genuina devoción. No sabe lo que pinta: una mansión victoriana, cuya fachada está siendo devorada por una hiedra espesa y roja que cubre los perfiles de las ventanas, anuncia la inminente invasión del tejado de pizarra. Un semental andaluz trota silvestre junto a una playa, donde densos copos de nieve han convertido las dunas doradas y la arena molida en una colcha de algodón y traje nupcial. Una pareja de amantes se come a besos bajo los soportales de la Plaza Mayor de Salamanca, ante la mirada reprobadora de dos ancianas que no cesan de rezar el rosario y murmurar letanías acerca de la falta de decoro y la evasión de la decencia. Una niña de ensortijados bucles dorados, ataviada con un precioso camisón de tul azul, abraza a su osito de peluche con pantalones de tirantes y un corazón rojo enorme cosido al pecho. Aurora se emociona y convulsiona mientras pinta sin descanso. Pero las farolas de su calle principal se han apagado, fundidas en un mar de luto riguroso. Aurora dibuja sin receso sin darse cuenta de que la dama elegante del retrato es ella misma. Tan pronto como la recuerda, la olvida.