bladerunner05@hotmail.com

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

BIBLIOGRAFÍA DE VÍCTOR VIRGÓS

"LA CASA DE LAS 1000 PUERTAS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES-

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS". A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"SOL TENEBROSO" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES -.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS" -A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD" (YA A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)
"EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES" (EN PROCESO DE GESTACIÓN"

ORLANDO TÜNNERMANN

ORLANDO TÜNNERMANN
ORLANDO TÜNNERMANN

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD
AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" VÍCTOR VIRGÓS

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS"

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

"LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". VÍCTOR VIRGÓS.

BÁRBARA Y MIRANDA SON TESTIGOS DE UNA REUNIÓN CLANDESTINA DE UNA PELIGROSA BANDA DE FACINEROSOS.

SU INTROMISIÓN ACABARÁ POR ARRASTRARLAS HASTA UN DESCONOCIDO, INHÓSPITO Y DESHABITADO PUEBLO TUROLENSE, DONDE MANFRED BÖHER LLEVA A CABO UN DEMENCIAL PROGRAMA TERAPÉUTICO QUE EL LUNÁTICO MESÍAS HA DADO EN LLAMAR "LA PUERTA DE LOS SUEÑOS". SUS VIDAS CORREN PELIGRO EN MANOS DEL ESPURIO SANADOR Y SU CUADRILLA DE ENAJENADOS PROSÉLITOS.

.

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

"ISLA DIAMANTE" PRÓXIMAMENTE EN WWW.AMAZON.ES

ISLA DIAMANTE "VÍCTOR VIRGÓS"

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MODELO DANESA SISSEL MADSEN ES SECUESTRADA Y DESAPARECE JUNTO A UN HOMBRE DE ENIGMÁTICA CATADURA POR ENCARGO DE UN NEFARIO EMIR.

UN TESTIGO FORTUITO RECOGERÁ UN PERIÓDICO QUE LA MODELO ARROJA AL SUELO, CON UNA ÚNICA PISTA DE SU PARADERO ESCRITA EN TINTA ROJA DE CARMÍN: "ISLA DIAMANTE".

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS



EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

CASSANDRA KOWALSKA, LA NUEVA VOCALISTA DE LA BANDA TUROLENSE SIRENAS IN LOVE, ACUDE AL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS PARA OFRECER UN CONCIERTO EN DIRECTO.

ALLÍ SE TOPARÁ CON LA PELIGROSA BANDA DE FORAJIDOS DE BARRABÁS, QUE ACABA DE ESCAPAR DEL PENAL.


EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

EL HOTEL DE LAS ALMAS PERDIDAS

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO"

"SOL TENEBROSO" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

ARTURO SUCHIL RECIBE UNA CARTA DE SU ESPOSA PAOLA DESPUÉS DE 20 AÑOS, PERO PAOLA FUE ENTERRADA EN UNA CRIPTA DE LA ISLA DE TABARCA CUANDO MURIÓ AHOGADA AL SALIRSE SU COCHE DE LA CARRETERA Y SUMERGIRSE EN EL MAR.

ARTURO DEBE DESCUBRIR QUÉ SUBYACE TRAS LA REPENTINA "RESURRECCIÓN" DE PAOLA, QUIEN LE CITA EN EL DEPRIMENTE Y AISLADO PUEBLO TUROLENSE DE OJOS NEGROS.

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA"

"EL LABERINTO DEL SOL Y LA LUNA" (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CASSANDRA KOWALSKA ES CITADA EN LA GESTORIA DE AMANCIO GUEVARA, EN PUEBLA DE SANABRIA, PARA LA LECTURA DE LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU ABUELO, QUIEN LE DEJA TODA SU FORTUNA.

VLADIMIR KOWALSKA GUARDABA MUCHOS SECRETOS Y SU ACÉRRIMO ENEMIGO, AMANDO SALCEDO, NO PUEDE PERMITIR QUE SALGAN A LA LUZ. ENVIARÁ A SUS SICARIOS TRAS LAS HUELLAS DE CASSANDRA PARA RECUPERAR ALGO QUE SU PADRE LE ROBÓ ANTES DE SIMULAR SU PROPIA MUERTE Y LA DE SU MUJER.

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS
LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS (A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

LA MANSIÓN DE LOS AMORES MALHADADOS. A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES


ARINSAL FUE BRUTALMENTE APALEADA Y VIOLADA POR UNOS HOMBRES 5 AÑOS ATRÁS EN UN SUBURBIO DE JORDANIA. LA DIERON POR MUERTA, PERO SOBREVIVIÓ, Y AHORA HA REGRESADO PARA COMENZAR UNA CRUZADA PERSONAL VINDICATIVA CONTRA TODOS ELLOS. NADIE ESTÁ A SALVO, NI SIQUIERA CARMELO DE LA PRIDA, UN HOMBRE ABYECTO Y PODEROSO QUE SE REFUGIA DEL MUNDO EN EL INEXPUGNABLE CASTILLO DE ARCALÍS.

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

(A LA VENTA EN WWW.AMAZON.ES)

CUANDO ÁLEX MERCURY OBSERVA EL EXTERIOR A TRAVÉS DE LA VENTANILLA DEL TREN, VISLUMBRA ATÓNITO EL ESPERPÉNTICO, SINIESTRO Y DESOLADOR PAISAJE DE "JYS; LA ESTACIÓN DEL TIEMPO".

TRACI NO ESTÁ A SU LADO; HA DESAPARECIDO, AL IGUAL QUE EL RESTO. EL TREN ESTÁ VACÍO. NO HAY NADIE, SÓLO SILENCIO Y UNA LUZ CENICIENTA QUE LO ENVUELVE TODO EN UN SUDARIO GRIS OSCURO.

ALGO INEXPLICABLE SUCEDIÓ CUANDO LOS HACES DE LUZ ENGULLERON AL TREN, CUANDO CRUZÓ AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD.

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"AL OTRO LADO DE LA OSCURIDAD"

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

"EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS" EN PROCESO DE GESTACIÓN

EL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL PUEBLO BURGALENSE DE CORTIGUERA PARECÍA ABANDONADO, DEVORADO POR LA VEGETACIÓN SALVAJE, TAN HERMOSO Y ESPECTRAL A LA VEZ, CON AQUELLAS MANSIONES BLASONADAS DONDE YA NO VIVÍA NADIE. LAS BARRERAS A LA ENTRADA DEL PUEBLO, CON AQUELLA PROHIBICIÓN EXPLÍCITA DE ACCESO A LOS NIÑOS, RESULTABAN INQUIETANTES; TANTO COMO EL ALBINO DE OJOS AZULES, TANTO COMO EL EXIGUO REDUCTO DE HURAÑOS LUGAREÑOS QUE PROTEGÍAN CON DESPROPORCIONADO CELO EL BOSCOSO SENDERO QUE CONDUCÍA AL SANTUARIO DE LAS ROSAS NEGRAS.

SELENE MOON

SELENE MOON

"SELENE MOON"

"SELENE MOON" (EN PROCESO DE GESTACIÓN)


CUANDO EL DETECTIVE ORLANDO TÜNNERMANN ACUDE AL TEATRO "LA CUARTA PARED" PARA ASISTIR A LOS ENSAYOS DE LA OBRA "LA NOVIA DE LA MUERTE", LE ANUNCIAN QUE LA BAILARINA PRINCIPAL, SELENE MOON, HA DEJADO LA COMPAÑÍA TEATRAL PRECIPITADAMENTE, SIN PREVIO AVISO, ENVUELTA EN UN HALO DE MISTERIO Y URGENCIA.

EN SU CAMERINO, ORLANDO ENCUENTRA UNA PEQUEÑA CUARTILLA CON UN SUCINTO MENSAJE ESCRITO: "NO DEJES DE BUSCARME, DETECTIVE"

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES (EN PROCESO DE GESTACIÓN)

EL CLUB DE LOS MUERTOS VIVIENTES HA VUELTO A REUNIRSE. SIN EMBARGO, EL MUNDO AL QUE RETORNAN HA CAMBIADO DRÁSTICAMENTE. CORRE EL AÑO 2133. LA POBLACIÓN MUNDIAL HA QUEDADO DIEZMADA A CAUSA DE LA REBELIÓN DE LOS ROBOTS Y DE UNA CORPORACIÓN TAN CLANDESTINA COMO PODEROSA CAPAZ DE CONTROLAR LA VOLUNTAD Y EL DESTINO DE LOS SERES HUMANOS POR MEDIO DE UNOS CHIPS ELECTRÓNICOS QUE LES HAN SIDO IMPLANTADOS.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

TEATRO LARA, VISITA TEATRALIZADA 137 AÑOS DE SU FUNDACIÓN



TEATRO LARA, 137 AÑOS DESPUÉS…
VISITA TEATRALIZADA CON ALFONSO MENDIGUCHIA Y PATRICIA ESTREMERA
ORLANDO TÜNNERMANN
WWW.EL-HOTEL-DE-LAS-ALMAS-PERDIDAS.BLOGSPOT.COM


A colación de la efemérides de la inauguración del vetusto teatro Lara, 137 años después, me planto ante su hermosa fachada de áureos ornatos y rojas puertas para asistir a una visita teatralizada de la mano de dos actores monumentales como lo son Patricia Estremera y Alfonso Mendiguchia. Ella, que es todo resplandor con cada mohín y ademán de su faz versátil y acomodaticia, que parece feliz cuando viaja entre emociones con la naturalidad de quién respira o escucha el sonido del viento, nos relata de manera grandilocuente y fantástica las anécdotas cronológicas de un teatro que ha fagocitado (alimentarse de, tragarse) entre sus muros, telones y escenarios aluviones de lagrimas, risas, pasiones, dramas, comedias, vodeviles, musicales, aplausos y ovaciones como si fuesen su alimento principal. Patricia es poseedora de una dicción que hechiza y conmina al descanso de las tensiones, que lenifica (suaviza, calma). Es dicharachera y pizpireta, firme y jovial, seductora y profesional en su labor de biógrafa redactora de la cronología centenaria del teatro que inaugurase en el año 1880 D. Cándido Lara y Ortal.




El teatro que visito, una obra de arte en realidad, con ínfulas palaciegas en cada rincón donde poso la mirada obnubilada, fue ejecutada por el arquitecto Carlos Velasco Peinado, siguiendo la estela de un sueño con la estética del fastuoso y magnificente Palais Royale de París. Alfonso Mendiguchia ha “secuestrado” a la mitad del grupo que visitamos las entrañas del Lara. Al igual que Patricia, también conoce los secretos de la dicción perfecta y la oratoria con un aplomo de terapeuta y entrenador de las emociones. Ahora que lo pienso, le veo a Alfonso en labores de “coaching”, ya saben esos entrenadores de la personalidad que ayudan a levantar el ánimo y sacar lo mejor de nosotros mismos en cada situación de la vida. Magníficos actores, sólo preciso de unos minutos para atestiguarlo. Su ejecución didáctica, explicativa, es contagiosa y amena, nos enredan en sus chismes y nos conmueven de tal manera que a los pocos minutos ya somos cautivos de sus palabras.


He mencionado ya la galanura del teatro, pero mucho más sorprendente para mí resulta convertirme en comadreja que se cuela por rendijas impensables para un mero espectador. Así, transmutado en furtivo, me adentro por laberínticos corredores que llevan a los camerinos y a lóbregos rincones y vericuetos tras el escenario que en ocasiones se tornan claustrofóbicos y un tanto espectrales. Ando ya buscando al fantasma de Lola Membrives, el espíritu errante del teatro Lara. Se me antoja el hábitat perfecto para un alma digamos “convulsa” como la suya, ganadora merecida, eso dicen, del feo epíteto de “bruja”. Pese a tamaño desprecio, la sala más modesta del Lara, hay dos, le pertenece, al menos en el título que la rubrica, siguiendo la estela de un sueño con la estética del fastuoso y magnificente Palais Royale de París. Alfonso Mendiguchia ha “secuestrado” a la mitad del grupo que visitamos las entrañas del Lara. Al igual que Patricia, también conoce los secretos de la dicción perfecta y la oratoria con un aplomo de terapeuta y entrenador de las emociones. Ahora que lo pienso, le veo a Alfonso en labores de “coaching”, ya saben esos entrenadores de la personalidad que ayudan a levantar el ánimo y sacar lo mejor de nosotros mismos en cada situación de la vida. Magníficos actores, sólo preciso de unos minutos para atestiguarlo. Su ejecución didáctica, explicativa, es contagiosa y amena, nos enredan en sus chismes y nos conmueven de tal manera que a los pocos minutos ya somos cautivos de sus palabras.

He mencionado ya la galanura del teatro, pero mucho más sorprendente para mí resulta convertirme en comadreja que se cuela por rendijas impensables para un mero espectador. Así, transmutado en furtivo, me adentro por laberínticos corredores que llevan a los camerinos y a lóbregos rincones y vericuetos tras el escenario que en ocasiones se tornan claustrofóbicos y un tanto espectrales. Ando ya buscando al fantasma de Lola Membrives, el espíritu errante del teatro Lara. Se me antoja el hábitat perfecto para un alma digamos “convulsa” como la suya, ganadora merecida, eso dicen, del feo epíteto de “bruja”. Pese a tamaño desprecio, la sala más modesta del Lara, hay dos, le pertenece, al menos en el título que la rubrica.
 
 
La sala del eximio Cándido Lara, llamado también “El carnicero de Antón Martín” es excelsa como su recuerdo. Fastuosa, enorme, prepotente y altanera. En ese escenario inveterado, bajo los muros del Lara, han paseado su egregia figura personalidades de la
talla de Jacinto Benavente, Manuel Falla, Benito Pérez Galdós, Carlos Arniches, Buero Vallejo, Antonio Gala, Edgar Neville y por supuesto la primigenia dama de este teatro, Balbina Valverde, cuya historia está tristemente ligada tanto a la adoración como al olvido más absoluto, como si una bruma de oscurantismo se la hubiese llevado al país de las viejas glorias del recuerdo perdido.

La calle San Roque era la vía de entrada al teatro en sus orígenes, nos cuenta Patricia Estremera mientras trato de imaginar la sala Lola Membrives transmutada en almacén. Me cuesta menos cuando espió a lo largo de un siniestro pasadizo subterráneo que está
tapiado y que exhala malas vibraciones a través de los ladrillos destripados de sus muros deshechos. Es lo que asevera una vidente que tuvo un nefasto “dialogo cara a cara” con el espacio misterioso recluido en el túnel que desciende hacia alguna parte…
No me cabe duda de que la existencia de tal pasaje no se construyó precisamente para fines lícitos o moralmente aceptados. Eligen las sombras y la oscuridad clandestina quienes desean guarecerse de la luz, que tiene la costumbre de revelarlo todo y mostrar aquello que se desea soterrar. Nos despedimos del teatro desde el escenario, ese púlpito eminente donde “planean” los actores sobre el patio de butacas. Cuando se iza el telón puedo sentir el miedo escénico, los nervios irrefrenables al sentirse uno la pieza pictórica que se admira en silencio y se escruta con millones de ojos y lupas. El espectador es un explorador que rastrea y husmea afanoso, en pos del encomio ulterior al actor o el desdén por un trabajo que no ha rutilado con el fulgor esperado.

En fin, un privilegio ha sido para mí asistir a la conmemoración del 137 cumpleaños del teatro Lara y como mero espectador, poder espiar bajo los refajos del telón, convertido yo en alma furtiva, paseante entre camerinos y vericuetos reservados a los artistas que
convierten nuestros sueños en amenos ratos, desde un escenario que planea sobre un patio de butacas mudo que, al acabar la función, se convierte en tormenta de aplausos.
ORLANDO TÜNNERMANN


martes, 5 de septiembre de 2017

LAVAR, MARCAR Y ENTERRAR. TEATRO LARA DE MADRID



“LAVAR, MARCAR Y ENTERRAR”

TEATRO LARA, MADRID
ORLANDO TÜNNERMANN



(“Una escalera resbaladiza, un lúgubre sótano, unos atracadores muy bisoños y una peluquera de lo más inquietante. Surrealista, divertida, genial”)

En la historia del cine y la televisión uno puede encontrar toda suerte de comedias repletas de disparates de lo más divertidos y memorables. Es el caso de aquellos “Hombres de Paco”, probablemente los agentes de la ley y el orden más inútiles después de los insuperables Mortadelo y Filemón. Siguiendo la estela de los disparates, en este caso bochornoso, a alguien se le ocurrió la “preclara” idea de que si la humanidad se extinguía lo mejor que podías hacer era dedicarte a ligar con el de enfrente y copular si él o ella no ponía muchas pegas. ¿A quien diantres le importa que tus seres queridos hayan fallecido y no puedas volver a abrazarlos jamás cuando tienes un barco para ti solo repleto de hombres y mujeres ávidos de “refocilarse”? Aquél fue el caso de “El barco”, ese navío solitario que buscaba por los océanos un pedacito de Tierra o rastros de supervivientes tras un cataclismo ecuménico (universal). Podría extenderme muchos más acerca de los diálogos y el comportamiento adolescente-pueril de los adultos de ese bajel, pero como decía una profesora mía cuando yo era un niño:

“¿A ti te parece que esto está bien hecho? ¡Anda, vuelve a tu sitio y repítelo de nuevo!”

A vueltas con los disparates, otra vez en grado excelso, “Lavar, marcar y enterrar” de la mano de la compañía Montgomery Entertainment, escrita y dirigida por Juanma Pina, nos propone una historia muy ingeniosa, divertida y surrealista donde unos aspirantes a policías (futuros “Hombres de Paco”, no me cabe duda) acuden a una peluquería de tétrico nombre, “Cortacabeza”, para cometer un atraco. Los perpetradores de tan deleznable acción, encarnados por los magníficos actores Edu Ferres y Juan Caballero, parecen más bien pacientes de una de esas terapias de grupo donde uno recurre a la catarsis para purificar y abrillantar el alma de tanto sufrimiento que acarrea dentro. A Gabriela (Carmen Navarro), al frente del centro estético, sólo le falta acunarlos, arrullarlos entre los brazos y acostarlos deseándoles felices sueños. El atraco en cuestión, un despropósito en toda regla, se convierte en un asunto “vodevilesco” de cooperación entre malhechores y víctimas y en vez de miedo, los que vienen con pistolas suscitan más misericordia que pánico. Edu Ferres y Juan Caballero son paladines de la interpretación, brillantes, mimetizados con sus personajes, sin duda, aunque a la sombra debo decir, son gustos personales, del inefable Mario Alberto Diez (Fernando), una anómala fusión entre el vampiro Nosferatu y un experimento fallido de androide de la mítica Blade Runner. Su estética, un tanto sobrecogedora, queda realzada por ese modo de caminar suyo tan hierático (solemne), acartonado, particular, con esos brazos entecos (magros, delgados) pegados al cuerpo como si fuesen ramas muertas, y la voz robótica, que se repite en un bucle patológico cuando Fer se pone nervioso, que es todo el tiempo, por cierto.

Probablemente mi acto favorito, que no voy a desvelar, ESO HAY QUE VIVIRLO, tiene que ver con una llamada de teléfono intempestiva y un fontanero chino.

Carmen Navarro (Gabriela) se mueve por el escenario como una reina y en su modo de interpretar me parece columbrar (vislumbrar) un cierto apego a la maravillosa Verónica Forqué. Y mientras en Madrid llovía con furiosa copiosidad hace unos días, en este escenario no llueven hombres, como cantaban con Aleluya incluido las Weather Girls allá por los años 80. Aquí lo que llueven son cráneos, carbonizados, tiznados con una mohosa pátina negra que viene a conferirle a las susodichas calaveras calvas un matiz muy de “piratas del caribe”.

En definitiva, una función totalmente recomendable, cuya marea de aplausos y parabienes es como una onda expansiva cuyo eco ha gestado hasta la fecha cinco temporadas. No podía ser de otra manera. Tiempo y dinero bien empleados, créanme. Perdérsela sería un crimen. Cinco temporadas, como digo, una gesta que no nace de la casualidad o la fortuna caprichosa, sino del trabajo denodado y la excelencia de sus artífices: el elenco protagonista, la dirección soberbia y un guión rocambolesco y original que ya enseña sus prístinas huellas de identidad cómico-macabras a los pocos minutos de izarse el telón, para que la magia y la fantasía se confabulen en un espectáculo hilarante matizado con un halo innegable de novela negra, suspense y algún personaje abyecto, cuyo semblante, aparentemente inocuo, apenas insinúa la oscuridad del alma que lleva dentro.
ORLANDO TÜNNERMANN.